viernes, 30 de abril de 2010

La pérdida de la inocencia


En Estados Unidos un día eres agasajado con juguetes por el Día del Niño, y al siguiente eres mancillado por pingas monstruosas al convertirte en un actor porno gay.

La culpa, pude que tenga razón Evo Morales, es de las alimentos transgénicos. Así es, tantas hormonas en los pollos han provocado que nuestros niños en un tris pasen a ser unos jóvenes fortachones.


Véase el siguiente caso.


En el 2005 así lucía Taylor Lautner en la alfombra roja de la película The Adventures of Sharkyboy and Lavagirl 3-D.




Luego, en el 2006 en la película Niños calientes.




En el 2007 se convirtió en mi primo Bochón.




Meses después, en el mismo 2007, en la película Niños calientes en: inocencia interrumpida.




A finales del 2007 en Niños calientes en: Un vampiro caliente me la quiere chupar.


“Ash, me lastimas tú”


En el 2008 se convirtió en una india.




Y finalmente en el 2009 se transformó en una masa de músculos para beneplácito de chicos y grandes en Niños calientes: luna nueva caliente.





Como vieron en este muy ilustrativo post, Evo Morales tiene razón:

"El pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas. Por eso, cuando los hombres comen esos pollos, tienen desviaciones en su ser como hombres".


jueves, 29 de abril de 2010

En manos de gente sabia


No es secreto para nadie que en el tercer mundo los gobernantes y encargados de salvaguardar a los ciudadanos son unos próceres, personas iluminadas, unas blancas palomas.

En Perú, el ministro de defensa y el heroico cuerpo militar, por las noches constantemente se levantan pegando de gritos y con el rostro aperlado de sudor luego de ver en sus peores pesadillas cómo los poderosos ejércitos de Chile y Ecuador invaden Machu Pichu; por eso, para mantener a raya a sus peligrosísimos enemigos, tomaron medidas drásticas, o sea, hicieron lo siguiente:


Pero no sólo en Perú tienen a los más brillantes hombres en material de defensa. En Yucatán, el hombre encargado de salvaguardar la seguridad de los yucatecos, o mejor dicho, la seguridad de su pequeño retoño, es este paladín de la lengua española, que sin lugar a dudas nos hace sentir muy seguros:


Por ello, no es de extrañar que todos los latinoamericanos renieguen de su patria y quieran ser tan finos, galantes y primer mundistas como el bueno del señor Houston Texas.

miércoles, 28 de abril de 2010

Mujeres malas




Si creen que es broma esta nota, vean AQUÍ el testimonio de los novios maltratados.

lunes, 26 de abril de 2010

Los machos también lloran


Sí, también nosotros los machos derramamos nuestras buenas lagrimitas de vez en cuando. Y que mejor que iniciar la semana con tres fantásticos videos donde los machos demuestran cómo se debe llorar.




sábado, 24 de abril de 2010

Equivocada


Nunca el título de una canción se reflejó tan fidedignamente en la vida de la intérprete.

Buen osote se echó la última adquisición del señor Mottola (ver el minuto uno con 10 segundos). No por nada el playback debe ser el recurso obligatorio de los cantantes de Televisa.

jueves, 22 de abril de 2010

Visita Israel




No es nada nuevo que artistas de talla internacional se junten para cantar en ayuda de las personas menos favorecidas del mundo, pero que los 3 Titanes de la música latinoamericana unan fuerzas para ayudar a la Secretaria de Turismo judía para que los americanos visitemos sus lejanas tierras prometidas, sí que es noticia. Y una muy grande. Y muy grata. E igualmente terrorífica.




http://youtube.com/watch?v=oN5tZ_X0dSo



Sí, lo hemos visto todo, ahora podemos morir en paz.



lunes, 19 de abril de 2010

Edwin Valero: la historia de un campeón chavista




Esta madrugada Edwin Valero, campeón invicto venezolano (27-0, todas victorias por knockout), cegó su vida al ahorcarse en el calabozo donde estaba confinado por asesinar a su esposa el domingo pasado.

Naturalmente, Valero no era ni una blanca paloma, según Wikipedia, el campeón tenía estos antecedentes:


"Valero fue arrestado el 25 marzo de 2010, luego de que amenazara al personal médico del hospital al que acababa de ingresar su esposa. Su esposa presentaba varios hematomas en el cuerpo y un neumotórax, así como una perforación en el pulmón producto de una costilla rota. Aunque la esposa de Valero afirmó que las heridas fueron causadas al caer accidentalmente por las escaleras, los doctores pusieron en duda esta versión. Posteriormente Valero ingresó al hospital y amenazó con golpear a los médicos si la noticia se filtraba a los medios de comunicación, fue entonces que fue arrestado. Seis meses antes, Valero había sido acusado de maltrato doméstico por su madre y su esposa, pero posteriormente ellas retiraron la denuncia.[] Valero se presentó en los tribunales y se declaró alcohólico, por lo que fue sentenciado a seis meses de rehabilitación en un hospital psiquiátrico. Posteriormente fueron detectados trazas de metabolitos de cocaína en su sangre".


Perdonarán ustedes, pero yo creo que la causa de la locura del campeón venezolano se dio paulatinamente.








Valero vendiendo su alma al diablo, o sea, a las huestes chavistas.




sábado, 17 de abril de 2010

El engendro del YouTube


Cuando pensé que ya nada podía sorprenderme en el YouTube, aparece este engendro de Lucifer:

jueves, 15 de abril de 2010

El juego que todos estábamos esperando





miércoles, 14 de abril de 2010

Una santa solución


Mi querido escritor y amigo Luis Daniel Pulido me mando este mail:


En las noches veo un noticiario, se llama El Almohadazo, donde escogen un tema y preguntan al público qué haría para solucionar el problema ahí planteado. Pues ayer la pregunta fue "¿Qué haría para combatir la pederestia en los sacerdotes católicos?", y hubo una respuesta bien fregona, que es la siguiente: ¡Que les hagan monaguillos inflables!




Dibujo del genial Alberto Montt publicado el 7 de enero del 2010 en su blog personal EN DOSIS DIARIAS.

martes, 13 de abril de 2010

Una gran canción que no me puedo sacar de la cabeza


En sus ratos libres a mi chica le fascina travestirse y maquillarse como un travesti de 100 pesos la chupada en lo oscurito del parque. No es de extrañar que en su iPod tenga música extraña que en mi vida había escuchado.

-Eres un viejito, debes escuchar a la nueva movida española –dice pintándome las uñas de colores-. Ay, que maricón te ves, ¡me encantas!

Para los que sean unos viejitos como yo, atrasados en materia musical, les enseño este gran video (y canción) de dos pesos. Una joya.


lunes, 12 de abril de 2010

La sutileza la llevamos en el nombre




Si a su chica le huele el culo, Estética Sutil cuenta con los más altos y finos productos en aromaterapia.

Ojo, única sucursal en Campeche.


Este post es cortesía de Fiera.


viernes, 9 de abril de 2010

Servicio a la comunidad ¡URGENTE!


Si no quieres quedarte sin celular más te vale ver el siguiente video.

jueves, 8 de abril de 2010

Un actor de verdad


El otro día en un programa conducido por hombres y mujeres idénticos a periquitos australianos dijeron que William Levy estaba muy sentido el pobrecito porque la “crítica especializada” no sé lo tomaba en serio como actor. Acto seguido, el bueno de William decidió hacer lo que todo actor de verdad hace:




Sí, Teatro. Con T mayúscula. Sin lugar a dudas de ahora en adelante veremos a William como el gran actor que es y no como el usual pedazo de carne de la televisión.



Ojo, Mérida. Lleven pantalones bombachos para esconder las manos en el teatro.

-Perdón, ¿cuándo dijo usted que hay que llevar los pantalones bombachos?




martes, 6 de abril de 2010

Al César lo que es del César


Como todos sabemos está de moda que los políticos se casen con mujeres de la farándula.




Lo extraño de estas uniones es que los políticos más que políticos parezcan galanes de telenovela con malos gustos.

Por fortuna y tranquilidad (al menos la mía), las aguas han tomado su nivel. Los políticos han vuelto a tener cara de políticos.




Él es César Nava, sin duda, un galán.



“Hola”


Miren nada más cómo conquista a todas las mujeres que le salen a su paso.



“Jijijijiji”


Pero su sex appeal no es de a gratis, César Nava, es un hombre comprometido con su cuerpo, y todas las mañanas lo ejercita así:





Incluso fue convocado a la Selección Mexicana de fútbol de personas con capacidades diferentes para representarnos en el Mundial de Sudáfrica 2010.



“Yo México gol muchos meter”


Al notar sus capacidades diferentes, el PAN, raudo y veloz, no dudó en nombrarlo Presidente nacional de su partido. Noten como Elena Poniatowska lo corona emperador del PAN:



“Ñiiiiiiiiiii”


Aquí podemos ver al bueno de César en su primer discurso como el primer Presidente nacional (oficial) con capacidades diferentes en México.



“eeeeeeeeaaaaaaabbbbuuuuuuuuu”


Como buena persona con capacidades diferentes, los muy piadosos y famosos de Televisa no dudaron en entregarle a César cheques con muchos ceros para que pudiera llevar una vida digna.




“Sonríe a la cámara mongolito”


Y como bueno político, nuestro querido César decidió comprar a su mujer.



“Quiero también a las otras tres de Jeans


Por desgracias México es un país que condena la poligamia y nuestro querido César se tuvo que conformar con una sola vieja.


Así es, César Nava se nos casa con Patricia Sirvent, ex integrante del grupo Jeans, ahora convertida en Patylu y enfocada al público infantil gracias a su nuevo disco La casita de Patylu, donde al parecer, más que niños, nuestra querida Paty solo deja entrar a señores raboverdes con los bolsillos llenos de dinero mal habido.


En este blog rosa les deseamos lo mejor a esta feliz y desigual pareja, aunque eso sí, nuestro pronóstico es el siguiente:



“Muuuuuuuuuuuuuuu”

lunes, 5 de abril de 2010

Una jugosa entrevista

Con su permiso, subiré una entrevista que publicaron el domingo antepasado en el número 1170 de XL Semanal a uno de mis héroes literarios.





Se sabe el oficio y te brinda la entrevista a la carta: «¿Qué quieres: respuestas largas, cortas... cómo las quieres?» «Cortas, por favor –le digo–.» «¿Lo quieres editado ya? –sonríe con una seguridad aplastante–.» Se muestra amable y cómplice. La campaña de lanzamiento de su última novela El asedio (editorial Alfaguara) ya ha terminado y el libro, la historia de un asesino en serie en el Cádiz de 1812, vuela solo.



XLSemanal. Después de varias semanas concediendo entrevistas, ¿qué puedo preguntarle sobre El asedio que no haya dicho ya? ¡Como no cuente el final...!

Arturo Pérez-Reverte. Pues hay muchas cosas que no he dicho. ¿Te lo has leído entero?


XL. ¡De cuatro sentadas!

A.P.R. Eso está bien [sonríe].


XL. Este libro narra con profusión y detalle tantas historias diferentes que podrían ser cada una de ellas novelas en sí mismas. Sin embargo, para mí, el verdadero protagonista es el viento, que va transformándose en elemento clave de cada situación.

A.P.R. Sí, exactamente; es una magnífica definición. Y es así porque en Cádiz el viento es muy importante por aquello que hace posible en todos los sentidos. El viento, los ángulos, la geometría... ésa es la base de la novela. Elegí Cádiz porque es una ciudad de vientos.


XL. Creo que, de todas, El asedio es su novela más redonda, en la que, además, hay mucho de algunas de las anteriores. Parece como si quisiera dar por finiquitada una etapa literaria, ¿va a cambiar de registro?

A.P.R. No está pensado así. Con cada novela cierro una etapa de mi vida y, cuando pase toda esta agitación y me serene, veré lo que me he dejado sin hacer y lo que ya está resuelto. Cada novela es un paso que das hacia alguna parte.


XL. Es curioso que, con varias tramas y tantos personajes, al final no gane nadie.

A.P.R. En mis novelas no suele ganar nadie porque en la vida real, normalmente, tampoco gana nadie. Pero eso forma parte de mi territorio narrativo.


XL. ¿También lo es que el que fracasa lo haga con mucha dignidad?

A.P.R. Es que lo único que le queda al fracaso es la dignidad. Admiro a la gente que sabe levantarse de la mesa de juego después de perderlo todo y se va sin perder la compostura, como el que sale de la vida sin perderla también. Me gusta la gente que no pierde la compostura.


XL. Los ingleses, pese a ser aliados nuestros en la época en la que transcurre la novela, no salen muy bien parados, ¿mantiene alguna reserva especial con la Pérfida Albión?

A.P.R. Los ingleses son los malos de todas nuestras películas, pero eso es una realidad histórica. Cuando lees Historia, te das cuenta de que el país que más ha perjudicado a España a lo largo de los siglos ha sido Inglaterra. En realidad, Inglaterra nunca quiso ningún buen gobierno en ningún lugar de Europa.


XL. Me ha sorprendido que, siendo usted un amante del mar, como lo es, el Capitán Lobo, uno de sus personajes, reniegue del mar y haga una defensa acérrima de la vida en tierra.

A.P.R. Es que, normalmente, se identifica el mar como un lugar de aventura maravilloso y lleno de cosas apasionantes y yo, que navego desde hace muchísimos años y conozco a muchísimos marinos, sé que el mar es un lugar de trabajo donde mucha gente está a disgusto, deseando perderlo de vista. Esto es rigurosamente cierto. Cualquier marino profesional te puede decir lo mismo.


XL. Tengo una curiosidad, ¿es verdad que nunca navega con extraños y que jamás ha subido un periodista en su barco?

A.P.R. ¡Es verdad! Mira, cuando hicieron una edición alemana de uno de mis libros, vinieron unos periodistas alemanes para hacerme fotos en el mar y los llevé en un barco que no era el mío. Mi barco es mi retaguardia y no subo a él a nadie que no aprecie. Un barco es un lugar muy singular en el que no puede subir cualquiera, en donde hay unas reglas... En mi barco, ni se grita ni se corre; existen un montón de normas a bordo que un extraño no conoce bien y no puede respetar.


XL. Ha tardado dos años en escribir El asedio.

A.P.R. Sí, han sido dos años intensos, interrumpidos cada semana sólo para hacer el artículo del XLSemanal, al que le dedico un día, que a veces supone un castigo...


XL. Esto no lo cuento [risas].

A.P.R. Sí, sí; es que hay días que me apetece, que bajo caliente, con el colmillo goteando, diciendo: «Bueno, tal, se van a enterar», deseando escribir. Pero hay días que te supone un gran esfuerzo. Este artículo es la única obligación que tengo; placentera y voluntaria, desde luego. El único compromiso fijo que tengo en mi vida se llama XLSemanal.


XL. Explíqueme por qué lo mantiene.

A.P.R. Por muchas razones. Primero, porque llevo mucho tiempo haciéndolo; segundo, porque conmigo siempre se han portado muy bien, han sido muy leales. Y, por otra parte, porque recibo cada semana una cantidad enorme de cartas de los lectores en las que me doy cuenta de que a veces lo que escribo les es útil a otros.


XL. En alguna ocasión ha dicho que escribe en esta revista porque es una vía de desahogo y de ajuste de cuentas de su parte y de la de los demás.

A.P.R. Sí, a veces mato en nombre ajeno y eso me gusta también; ajustar cuentas de amigos que no pueden ajustarlas me parece que está muy bien, es una satisfacción.

XL. Desde que el New York Times le dedicó algunas portadas, estará encantado con las críticas que recibe tanto por sus libros como por sus artículos.

A.P.R. No me puedo quejar, pero hace mucho tiempo que la crítica es muy buena conmigo. Hace muchísimos años que no tengo ninguna queja. De todas formas, la gente tiene derecho a que no le guste lo que escribo, no pasa nada.


XL. El éxito siempre despierta envidias, ¿las siente?

A.P.R. No, ¿en qué las puedo sentir? Yo no me muevo en el mundo literario para nada. Llevo una vida muy retirada: o navego o estoy en casa trabajando o estoy de viaje con los libros. Si hay reacciones adversas, no me llegan.


XL. ¿Le divierte la provocación constante?

A.P.R. Me parece higiénica. Provocar ciertas cosas y aguardar los resultados es un experimento muy interesante y muy educativo.


XL. A veces parece ser un gran pesimista respecto al mundo que lo rodea...

A.P.R. ¿`Lucidez´ puede ser la palabra? A lo mejor es ésa la que mejor lo define.


XL. ¿Siente ternura y compasión por los demás?

A.P.R. ¿Compasión?, naturalmente. Hay cosas que me conmueven especialmente. Es justo la compasión por los demás la que hace que me cabree con otros individuos culpables de los males que ocurren.


XL. Dicen que al hombre se le mide por los enemigos que tiene.

A.P.R. Medirse, no; pero es cierto que los enemigos son útiles porque te mantienen despierto. Son como el mar, que es un lugar peligroso que te obliga a estar muy atento.


XL. Da la sensación de que a algunos los elige.

A.P.R. A algunos, sí; es cierto. Los he elegido cuidadosa y minuciosamente durante toda mi vida. Es útil tener media docena de enemigos selectos.


XL. Y sobrevivirlos...

A.P.R. No, ¡qué más da! No siento un placer especial por enterrar enemigos.


XL. ¿Qué le concede el éxito?

A.P.R. Tener lectores igual en Japón que en Francia, en Inglaterra, en Israel, en Rusia o en Colombia me da independencia; digamos ‘más’ independencia porque yo ya era independiente antes.


XL. ¿Quienes se quejan de lo poco que leemos son aquellos que apenas venden libros?

A.P.R. ¡Vamos a ver! ¿Querías respuestas cortas o largas? Esto no se puede resumir en dos frases.


XL. ¡Láncese!

A.P.R. La gente lee, a mí me leen y a otros, también. Eso de que la gente, en general, no lee es mentira; la prueba es que a mí sí me leen... y a otros. Otra cosa es que haya autores a los que no los leen.


XL. Hay niños que no consiguen terminar un libro.

A.P.R. No, yo creo que los niños son buenos lectores. Dejamos de leer a medida que nos hacemos mayores. Los chicos de nueve o diez años son unos lectores magníficos y, además, muy agradecidos. Están deseando que les cuenten buenas historias. Lo que no son es subnormales. No se puede escribir para ellos como si fueran retrasados mentales. Los niños tienen una lucidez que ya quisieran muchos adultos.


XL. ¿Es una satisfacción para un periodista sumergirse en la literatura para poder contar las historias como le da la gana, para falsear lo que no le gusta...?

A.P.R. Yo no falseo, estás equivocada. Para mí, la literatura es la manera de ordenar un mundo que viví de una forma muy desordenada; es justo lo contrario: hacerlo real y concreto. Las historias que llevo a los libros son el pretexto, pero los conceptos que manejo son reales. Yo escribo con lo que he vivido, con lo que he leído y con lo que soy; no me invento nada.


XL. ¿Habría sido escritor de no haber dedicado 21 años de su vida al reporterismo de guerra?

A.P.R. Seguramente, no; porque yo me nutro de lo que he vivido y buena parte de lo que escribo me lo ha dado la vida que llevé como reportero.


XL. Estoy segura de que todo el que ha vivido una tragedia, y usted ha vivido unas cuantas, se guarda para sí muchas cosas que no contará jamás, ¿es así?

A.P.R. Sí, es verdad. En donde más me acerqué a contarlas fue en El pintor de batallas y en Territorio comanche. En El asedio también me he acercado, aunque ha sido más a rincones oscuros del corazón humano. Yo no quiero ir más allá. He vivido cosas que no quiero explicar ni novelar, que son memoria y que ahí se deben quedar.

XL. ¿Es una terapia escribir sobre aquello?

A.P.R. Emocionalmente, todo eso está muy asumido. Yo era un periodista profesional, no era un aventurero que iba a la guerra buscando emociones. Esto hace que todo haya sido más digerible que si lo hubiera abordado, como otros, para emborracharme de pasión y de aventura... Esa actitud me habría impedido hacer una crónica de telediario a las tres de la tarde y otra a las nueve de la noche, y tener la cabeza muy tranquila.


XL. ¿Existe un Pérez-Reverte tierno y humilde?

A.P.R. No lo sé, llevo 16 años escribiendo artículos en el XLSemanal; a estas alturas, el lector debería saberlo.


XL. ¿Es fácil vivir a su lado?

A.P.R. Hay gente que lo hace. Será que no es difícil.


XL. En cierta ocasión dijo que «la mujer es un soldado perdido en territorio enemigo». ¿Ninguna mujer le ha reprochado esa definición?

A.P.R. No veo que haya nada que reprochar, me parece que decir eso de una mujer es el mayor elogio que se le puede hacer. Para mí, un soldado perdido en territorio enemigo es la figura más respetable y admirable que puedo imaginar.


XL. ¿Le gusta tan poco como dice la España en la que vive?

A.P.R. No, hay una España en la que vivo que me gusta mucho; pero hablo de la que no me gusta porque desearía que mejorara. La que me gusta, de vez en cuando, la menciono.


XL. ¿Hablar bien vende poco?

A.P.R. No se trata de eso, yo vendo lo mismo hable bien o hable mal. Lo que ocurre es que la España que no me gusta me quema la sangre y por eso hablo de ella más.


XL. ¿Y no le quema cuando oye decir a determinados actores del llamado ‘grupo de la ceja’ que deberíamos aprender del régimen político cubano, en donde los presos políticos son terroristas...?

A.P.R. Si quisiera opinar sobre eso, haría un artículo; si no lo hago, es porque es un tema que no me interesa. Me da igual lo que digan. Yo conozco Cuba, sé lo que es aquello y si tuviera que decir algo importante lo diría, desde luego por escrito. Yo no soy de los que se escaquean.


XL. Venezuela, Bolivia... ¿Cree que la peor dictadura es la que se disfraza de democracia?

A.P.R. La peor dictadura de todas es aquella en donde la estupidez y la incultura se alían con el poder, sea en democracia o en dictadura totalitaria.


XL. ¿Y estamos en ello?

A.P.R. El mundo está en ello, no es una cuestión de España. La estupidez aliada con la ignorancia y la incultura es un fenómeno europeo también, no solamente español.


XL. ¿Sabe que, hablando, tiene usted otro lenguaje? Llevamos casi una hora y no ha soltado ningún taco.

A.P.R. Es que yo soy un chico bien educado, lo que pasa es que el que escribe los artículos del XLSemanal es un personaje que se llama Pérez-Reverte, que es agresivo, que es gamberro, que es iconoclasta... y que hace cosas que el otro Arturo Pérez-Reverte nunca haría.


XL. ¿Se confunden a veces hombre y personaje?

A.P.R. No, yo sólo me confundo cuando quiero confundirme. Tengo muy claro quién es el que escribe sus artículos en el XLSemanal y quién el que hace su vida cotidiana. Son dos personajes distintos.
XL. Una vez cerrada la etapa de El asedio, ¿cuánto tardará en dar vida a su siguiente novela?

A.P.R. Ya la he empezado, ya tengo la estructura hecha: es un Alatriste; lo cual es bueno porque es una época y un tema que tengo ya muy conocidos. Supongo que en un año, más o menos, ya estará disponible. Para mí, escribir es un estado de ánimo, una forma de vivir. Escribiendo, ordeno mi vida, me sereno, es como tomar una aspirina todos los días: escribiendo, duelen menos las cosas y todo es más soportable. Necesito tener una historia entre manos que me mantenga vivo, sereno, lúcido, despierto. El día que deje de escribir, empezaré a envejecer de verdad.


XL. ¿Mide el tiempo que le queda por lo que le resta escribir?

A.P.R. No, cuando fui corresponsal de guerra aprendí que todo lo que tenemos es muy limitado, que todo puede desaparecer de golpe. De pronto hay un fragmento de metal que se llama bala, un semáforo en rojo que alguien se salta, un virus... y todo se acaba. Yo tengo la idea de que la vida es como el mar: un lugar peligroso. La Europa moderna, la gente de Occidente, ha olvidado lo peligrosa que es la vida y esto, a veces, me subleva. Me subleva la estupidez con la que cerramos los ojos a la realidad, con la que creemos que el mundo es un lugar seguro, confortable y permanente. Intento decir a la gente: «No seáis idiotas, recordad que todas hieren y la última mata –como decían los relojes antiguos–. Que el enemigo siempre está ahí».


XL. Parece como si le enfadara mucho más la estupidez que la maldad.

A.P.R. Y es así; con un malo inteligente siempre se puede negociar, convencerlo de que ser bueno es rentable... Sin embargo, el estúpido, por muy bueno que sea, nunca puede ser reciclado a nada. Por eso, en mis artículos insulto a los estúpidos y, a menudo, salvo a los malos.


XL. ¿Y vive con la satisfacción del deber cumplido?

A.P.R. Ese sentido que tengo de que todo es provisional me hace vivir siempre como si fuese la última vez: dejar los cajones ordenados cuando me voy y ese tipo de cosas. No hago planes para el futuro, vivo siempre con el equipaje hecho, como dice uno de mis personajes: «Vivo con mi sable y mi caballo». Después de haber llevado una vida muy desordenada, cada novela y cada artículo que escribo es como un cajón que voy cerrando. Y cada vez que miro, veo la casa más ordenada. Espero que en el tiempo que me quede de vida y de trabajo pueda cerrar los cajones que me quedan abiertos todavía.

Virginia Drake


Y para rematar este post un ilustrativo video de Arturo Pérez-Reverte en la FIL del 2008 acompañado de Los Tigres del Norte y Elmer Mendoza.



jueves, 1 de abril de 2010

Semana muy santa


No podía ser de otra manera, estamos en Semana Santa y Jesucristo, el hijo de Dios Todopoderoso, de todo lo visible e invisible, hizo acto de presencia en la Tierra para recordarnos su inmenso poder y de que todavía se acuerda del pobre y muy sufrido pueblo argentino.

¿Cómo se apareció esta vez?

Véalo usted mismo.


No le quepa la menor duda que este 2010 es el año en el que Argentina ingresará finalmente al muy selecto grupo del G8.