miércoles, 15 de febrero de 2012

Un escritor de verdad (o capitalista)


De regalo de los enamorados, Fiera ha enmarcado mi primera columna o colaboración en El Universal, teniendo el buen tino de colocarlo sobre mi mesa de trabajo. Sospecho a manera de recordatorio de que soy un gran escritor, pero sobre todas las cosas (palabras textuales de mi chica), “un escritor de verdad debe tomar su trabajo en serio, te prohíbo que vuelvas a regalar tus escritos”. 




Acto seguido me contacta una editorial. Me dice que han leído mi blog y que ¡les gusta! (así, con signos de admiración). Que quieren que colabore con ellos. No me emociono en lo absoluto. Por experiencia puedo afirmar que para el 99% de las editoriales “colaborar” significa “me encanta como escribes pero no tengo un peso para pagarte”.   

Es comprensible. La literatura no es negocio (o eso nos han hecho creer). Sin embargo, día a día surgen editoriales independientes (donde el único que vive del amor al arte siempre es el dueño).

Le digo a la editorial que se arreglen con Fiera. Nos mandan un mail diciendo que no tienen dinero, incluso que revise la filosofía y línea de la editorial. Que están comenzando, etc. Me compadezco, tengo corazón de pollo (o de pendejo). Les digo que pueden tomar cualquier escrito que les plazca de mi blog (so riesgo de que Fiera me mente la madre). La editorial me dice que quieren un escrito inédito. Traducción: quieren que trabaje gratis para ellos.

Controlo mis pulsaciones, en vez de mentarles la madre como corresponde, les digo que mi tiempo lo tienen comprado las editoriales que me pagan, pero que sigue en pie mi oferta de tomar cualquier escrito que les haya gustado de mi blog.

Entonces, me envían el siguiente mail:




Naturalmente el primer y único consejo que les daré es que si quieren llegar a ser como Letras Libres u Orsai (con i latina) comiencen por aprenderse el nombre del escritor que tanto les gusta y les encantaría publicar.

P.D. Consejo a los escritores que odian su trabajo de oficina (entre otras cosas porque su jefe los llama Roberto), publiquen en todos los pasquines que puedan, pasaran muchos años, entonces, algún director editorial de primera división se volverá loco y te llamará. Escribe con las entrañas, con todas tus fuerzas para convencerlo de que tu trabajo vale la pena pagarlo. También ayuda tener a una mujer extraordinaria a tu lado (que no estará para siempre a tu lado si no sales del anonimato).  


7 comentarios:

Parpa dijo...

el mundo del dibujante no es muy distinto al del escritor veo... yo todavía espero que alguien me llame y me diga "nos gustan tus trabajos y queremos pagarte para que estés trabajando con nosotros..." eso nunca llega... o llega cada tanto... gracias Roberto...

Rodrigo Solís dijo...

jajajaja, ahora me siento mejor.

José Cobá dijo...

Hola Rodrigo, recien dí con tu blog y me han encantado tus escritos. Sospecho que en el futuro proximo me quitaran muchas horas de trabajo efectivas -justo como ahora sucede- pues son terriblemente entretenidos. Tienes mucho talento y prometo seguirte asiduamente de ahora en adelante. Enhorabuena y muchas felicidades por mantenerte haciendo lo que te gusta! Eso es dificil y cada vez menos común hoy en día. Sin embargo para quien tiene la determinacion de hacer lo que le gusta es importante seguir tratando. Y por la manera en que haces esto ultimo estoy seguro que lograras conseguir frutos muy dulces de tu determinacion por escribir. Yo soy diseñador y trabajo como ilustrador a tiempo completo y desde hace 7 años vivo enteramente de ello pues me encanta y simplemente no me imagino haciendo nada más, sin embargo cada día es una lucha constante sobre todo con la mentalidad de los empresarios regionales y muchas veces me he topado con experiencias amargas y otras risibles como la que narras aquí. Siempre se topa uno con los clientes que quieren sacar lo mejor de ti sin aportar lo minimo a cambio.Evidenciando la falta de valor que le dan a tu trabajo, aunque argumente lo contrario, como en el mail que te envian. Muy sabias las palabras de tu chica por cierto, deberias tenerla de agente! Saludos y mucha suerte!.

Rodrigo Solís dijo...

José, tus palabras son música para mis oídos. Me alegra tener lectores como tú. Aquí también puedes entretenerte otro rato. Es mi otro blog, más serio y más formal (por eso no lo actualizo diario), pero prometo que te divertirás.
http://pildoritadelafelicidadladob.blogspot.com/

Bruno Martinez (Reale) dijo...

Debo tener algo así como un 20% sangre de emprendedor, desequilibrada con mi 80% de escritor/artista, pero siempre presente.

Sinceramente desde Orsai me vengo descajando la cabeza en cómo generar una entrada de dinero o una forma de conseguir capital constante para pagarle a los escritores. Creo, con todo cariño, que no soy el único que le encantaría decir: Roberto! acá tengo un lugar para vos y tu escritura. Apenas entre tu texto, te deposito en la cuenta.

Ese 20% está maquinando constantemente en cómo podríamos generar un flujo de billetitos para poder sustentar el arte. Orsai es un buen camino, pero ya tenía un gran capital inicial (lo que ganaba Hernán por ser un escritor de la mil puta) y un grueso de lectores a la orden de las expectativas, y con más corazón que corbata.

Y sí en nuestras manos tan conscientes está el deber de pagarle a los escritores? De ser unos escritores secundarios, como el papel que adoptó hernán, casi espectadores de algo enorme?

Cada día que vivo como escritor (aún tengo 3 años en vida de letras) pienso en esto. Ya lo iremos a solucionar.

El 2019 me gano 3 loterías, el Quini 6 y el Loto, y una rifa por una licuadora. Con todo eso armamos una editorial, y tomamos licuado de frutillas.

Rodrigo Solís dijo...

Cuenta conmigo para compartir ese licuado de frutilla, mi querido Bruno, aunque sospecho que antes del 2019 habrás montado una gran editorial.

Anónimo dijo...

Ay Roberto bien por ti. Jajajaja no es cierto pero lo mejor fue el correo que te escribieron tirandote piedras y además confundiendo tu nombre... amo lo que escribes, cóbrales a todos, excepto a mi claro. Maggs.