viernes, 12 de noviembre de 2010

¡De panzazo!


En este cacareado bicentenario, con tantas películas haciendo alusión al tema, la única película, o mejor dicho, documental, que en verdad tengo ganas de ver y que nada tiene que ver con el bicentenario, es ¡De panzazo! El drama de la educación en México.

Sin embargo, hay altas probabilidades de que este documental termine por defraudarme. Los motivos son 3: uno, es made in México; dos, es dirigido por Juan Carlos Rulfo, y aunque no he visto su trabajo, desconfío de alguien que es presentado como “el hijo de Juan Rulfo”, claro que a su favor, tenemos el caso de Rodrigo García, un chingón, alias, el hijo de Gabriel García Márquez; y tres, Carlitos Loret de Mola, alias, el zipi-sapo, dudo poder resistir su seseo durante más de una hora sin salir corriendo de la sala de cine.


4 comentarios:

Raúl H. Pérez dijo...

Rulfo es un buen director, pero habrá que checar este nuevo trabajo.Te recomiendo "En el hoyo"

Saludos.

justiciero dijo...

seguramente tu estudiaste ahi como vas a saber si no te enseñaron nada no te andes quejando mejor has algo por remediar las cosas babosoo

JM. Garcíamagaña dijo...

Yo creo que el problema de la educación en México es un "gang bang" de buenas intenciones que se quedaron ahí y de un chingo de cosas que tienen al país como está. No creo que sea culpa sólo del gobierno o un pedo de dinero... es todo eso y más.
La puta raíz de ese mal es tan larga y profunda y se conecta con muchos otros aspectos... cultura (que no es lo mismo que educación, o escolaridad), sociedad, corrupción... etc.
Hay que ver este documental...

Xocoyotzin dijo...

a ver, como dijo Jack, vamos por partes.
Sin lugar a dudas estamos jodidos en educación, lo digo x experiencia. El progreso de la humanidad y en particular de México está en la educación. Y es un circulo perfecto, pues así como esta es el reflejo, causa y efecto de la sociedad que impera: corrupta, fragmentada, desinformada, incapacitada, JODIDA, etcétera etcétera etcétera.

Lo que me llama la atención es que la subordinación de televisa para con las figuras que parece atacar en el documental hace dudar. Parece un circo o una puñalada.

Habrá que verlo, y pienso también que me decepcionara.

Un saludo