viernes, 6 de noviembre de 2009

Aquellos viejos tiempos






Ayer en la noche encendí el televisor y por un instante creí que la gripe que me está matando me hacía alucinar estar en el lejano año 91, cuando era un niño, ingenuo e inocente, lleno de sueños y con el corazón palpitante, las manos bañadas en sudor, y vendiéndole por enésima vez mi alma al Diablo para que los Pumas se coronaran campeones en CU sobre el odiado América de Zague, Antonio Carlos Santos, Adrián Chávez y compañía.

Entonces tomé un litro de agua y una Neo-Melubrina para intentar bajar la fiebre, froté mis ojos, y ahí estaba, real, verdadero, enorme, el gigantesco puma dorado. Mis pulsaciones llegaron al límite. ¿Acaso mis plegarias al señor de lo Infiernos habían dado resultado después de tantos años? Banamex, Nextel, Coca-Cola, Martí, Cablevisión, etcétera, apenas y se notaban en aquel hermoso e imponente uniforme azul marino de mangas largas que portaron las leyendas de Pumas con las que crecí y me hice hombre.





Fue una noche redonda. Perfecta. Un baile de ida y vuelta. Los dos tiempos. Con un arbitraje tendencioso (sobra aclarar tendencioso para que lado). CU al reventar. El “Goya Goya” reventando hasta el último rincón. Y lo mejor de todo es que el América estaba vestido con el odiado uniforme en V con el que les ganamos la final del 91.

-Bah, y qué, ustedes ya están eliminados del torneo -dirán los americanistas ardidos.

Sí, es verdad. Por eso mismo esta victoria nos hace más grande y demuestra cuanto los odiamos. Cuan felices somos al vencerlos. Al verlos sufrir. Al ver sus caritas incrédulas al ganarles al último minuto; dejándolos a todos ustedes, pobres diablillos, con sus mensajes de texto en los celulares a medio escribir, regodeándose de que nos habían empatado injustamente, jugando horrible como siempre. Con sus narradores vendidos de Televisa llorando de la emoción por el empate. Chequen nada más como se desgañitan las locas desatadas. Igualito que en los ochentas y principio de los noventas.


Sí, los Pumas me devolvieron la alegría en este torneo horrendo. Lleno de fracasos. Y muy orgulloso estoy de este fracaso rotundo, porque nuestro técnico, el Tuca Ferreti, decidió jugar con el mismo equipo con el que nos hizo campeones el torneo pasado. Sin ni un solo refuerzo. Bien por él, y bien por la directiva que a pesar de esta catastrófica temporada no lo cesaron. Lo aguantaron pacientes. ¿Dónde se ha visto que una directiva mantenga a un técnico que pierde 7 de sus primeros 8 partidos de la temporada? Un equipo honorable, lleno de memoria.




Y también por esto:





http://youtube.com/watch?v=ry8zcXpSXjk


Y también porque nos hace bailar de alegría cada que le damos su merecido a las aguilitas.





http://www.youtube.com/watch?v=aQbXxI80j50


Pero esta entrada no sería nada sin escuchar las palabras del bueno de José Ramón Fernández luego de la victoria.





http://youtube.com/watch?v=AdruK5TrxJg


Oh, sí, lo olvidaba, sólo una cosita más:





http://youtube.com/watch?v=Y0L-PuKDOP0

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Me aburro!

PD.- lo único que debería regresar al futbol son los putishorts que usaban antes.

Indira BRoca dijo...

Goya!!!
Ya estoy muy hecha al facebook, por un momento me alarmé por no poder poner la opción de "Me gusta", jeje...
Un pollito asado pa' los gatitos de la universidad!

Karate Pig dijo...

Bien por los pumas, pero rodrigo, te ahogas en un vaso de agua, a este equipucho de pollitos el Toros Neza de Mohammed y Larios Iwasaki le ganaba facilmente como por 8 a 2.


aguelita soy tu nieto

Karate Pig dijo...

y adem'as de visitante, en la mism'isima Jaula de las Locas, porque en el Neza 86 minimo le hacian un 9 a 1....

Mussgo dijo...

Los narradores de televisa son peor que un patada de burro en los huevos.