viernes, 30 de diciembre de 2011

¡Feliz Navidad y Año Nuevo te desea C&A!


Por favor, lean esta carta que llegó a mis manos por equivocación. No tiene desperdicio. Es la carta perfecta. La carta del terror. Ni Al Qaeda, ni ETA, ni ERI, ni PETA, ni la iglesia católica, ni ninguna otra organización terrorista pudo redactar algo tan brillantemente atemorizante. Todas las mayúsculas y los signos de admiración fueron colocados con una malévola genialidad. Me pongo de pie.




2 comentarios:

Lechuga dijo...

buenísimo.
de veras que estos se la halan con sus pendejadas. pero bueno... si es que llegan... creerán que el titular de la tarjeta ya no vive en el domicilio? jeje

Bruno Martinez dijo...

La verdad que es malvado. Me encantaría conocer al tipo que escribirlo, verlo pensar frente a la computadora y verlo ubicar las mayúsculas y las minúsculas. Reirse, contárselo a un amigo, mostrarselo al jefe inflando pecho. Me imagino a quién se espanta, mostrarselo a su mujer, mirar a sus hijos y mirar su aguinaldo. Al que no le importa meterlo en un revistero, y que se pierda entre mil papeles con códigos de barras. Me imaginé un mundo. Cosas que no dejan de pasar en Latinoamérica...!!! (puntos suspensivos y exclamaciones sin comienzo)