sábado, 18 de agosto de 2007

Maravilla Campechana #12: Monumento a las Madres Mutantes de Seis Dedos


Cuenta la leyenda que un día de verano fue tal el calor que azotó a la ciudad de Campeche, que decenas de madres campechanas, agobiadas por la inclemente temperatura decidieron darse un chapuzón en la Ría, ignorando desde luego el estado de putrefacción y contaminación en que se encontraban sus aguas gracias a los desperdicios tóxicos que son vertidos diariamente en ellas. El resultado saltó a la vista horas más tarde, cuando en el Seguro Social varias mujeres presentaron el mismo síntoma: el brote de un sexto dedo en la mano izquierda. El Gobierno del Estado, alarmado ante esta situación y tras mandar a analizar las aguas por los científicos con mejores credenciales en materia de desechos radiactivos, decidieron tomar cartas en el asunto: exiliaron al municipio de Palizada a todas madres infectadas para evitar que las horrendas mutantes espantaran a los miles (¿qué digo miles? ¡Millones! ¡Billones!) de turistas que nos visitan en la temporada veraniega. Es pues en honor a estas desdichadas mujeres mutantes que en esa noble localidad se mandó erigir un monumento que les rindiera tributo.

3 comentarios:

RICARDO dijo...

mi voto es por esta

Benito Juarez dijo...

¡Bendito Dios! Cualqueir señora popof hubiera querido tener un dedo extra para poder ponerse más anillos. Hubiera preferido mi medida contra los yaquis: exilio en las lejanas minas del sur,ya que si tienen seis dedos pueden agarrar mejor las herramientas.

El respeto al derecho ajeno es la paz.

Salud, Bomberito.

chezzare dijo...

Esa escultura fue hecha por un escultor autodidacta originario de Lerma, Campeche; al igual que la libertad paliceña. Pecata minuta, si consideramos que no es facil hacer una escultura, buena foto, jaja