jueves, 27 de noviembre de 2008

Quantum of Solace



Nunca me han gustado mucho las películas de espías. Salvo una: Casino Royale. O mejor dicho, salvo dos películas: Casino Royale y Quantum of Solace.

Tampoco soy experto en películas de espías, mucho menos en las de James Bond. Hay algo en ellas, sea el protagonista que sea, es decir, Sean Connery, George Lazenby (sí, este señor también fue Bond), Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Bronsnan, que me hace huir de ellas. Huyo de ellas porque algo debió ocurrir en mi infancia con las pelis de Bond que apenas aparece el agente 007 en la televisión se me viene un dolor de cabeza puntilloso y feroz. Casi casi tan fiero como cuando aparece La Hormiga Atómica, Don Gato y su pandilla o Los Picapiedra.




Sin embargo, algo ocurrió hace dos años, acostado en la cama, solo, luego de terminar una fugaz relación amorosa con una chica que comía ácidos y tachas como caramelos, en la que, para reponerme de tan terrible golpe amoroso, puse la peli de Casino Royale y ante mis cuatro ojos apareció una de las persecuciones más memorables que ha visto la historia del cine. De ahí en delante le juré amor eterno a ese Bond rubio y fuerte como un He-Man.




El fin de semana pasado regresé a Mérida y por esas cosas que tiene el destino, vi a mi ex novia en estado de ebriedad y convertida en una calavera ambulante, cosa que me oprimió profundamente el corazón y para sacarme esa escalofriante imagen de Día de Muertos añeja, me fui a ver la nueva película de Bond.

Una vez más, Bond me hizo olvidar que el mundo es un lugar oscuro y tenebroso, paradójica y precisamente poniéndome delante una historia (más allá de los karatazos y las persecuciones, ya sean terrestres, marítimas o aéreas) llena de crudeza, traición y ambición por parte de los líderes de este cochambroso mundo.



Repito, más allá de las escenas de acción (que son impecables y trepidantes y admito que en más de una refriega no sabía si era Bond el que estaba siendo masacrado a golpes o se trataba del algún villano el que estaba siendo molido a trompadas, esto gracias a los movimientos vertiginosos de las cámaras), el guión es una joya.

Hay una frase muy sabia de un agente canoso y retirado que le dice a Bond (y esto resume muy bien de que va la peli) que cuando uno es joven es fácil creer saber quién es el malo, pero con los años y la experiencia descubres que la cosa no es tan fácil, los malos y los buenos parecen ser las mismas personas. Dicho esto, por favor, pónganse de pie y apláudanle al genio de Paul Haggis que es el escritor de la peli.

A simple vista parece obvio lo que dice el ex agente, pero no lo es. Reconocer que es casi imposible saber quién es bueno o malo en la vida sólo se aprende cuando se tiene kilometraje recorrido en la vida. Así que, esta película se la recomiendo a todos esos universitarios que se sienten muy socialistas y que creen que el Che Guevara, Fidel Castro y Hugo Chávez son unas blancas palomitas. Vayan al cine, y ya verán como los capitalistas les enseñan algo de la vida. Claro que, si no eres un tontorrón universitario, buenas noticias, de todos modos ve a ver la película porque igual te va a encantar esta bonita joya que hizo el chingonazo de Marc Forster.

Antes de cerrar este post, 6 notas importantes (en riguroso orden de importancia):

Nota importante 1: Recuerden, para saber si una película será buena, hay que poner atención en los dos pilares fundamentales que sostienen un filme: el director y el guionista. No lo olviden. Los actores son importantes, pero no tanto como se cree. Quantum of Solace es un buen ejemplo de estos dos pilares.

PILAR I

Director: Marc Forster.
Películas: Monster´s Ball, Finding Neverland, Stranger than fiction, The kite runner.

PILAR II

Escritor: Paul Haggis.
Guiones escritos: Million dollar baby (nominado al Oscar por mejor adaptación en el 2005), Crash (también la dirigió y fue nominado al Oscar como mejor director; ganó el Oscar a mejor película y el Oscar a mejor guión original en el 2006), Flags of our fathers, Casino Royale, Letters from Iwo Jima (nominado al Oscar a mejor guión original en el 2007), In the Valle of Elah (también la dirigió).

Una película de acción (con gente talentosa involucrada) también sirve para educar a la sociedad.


Nota importante 2: Imperdible la actuación de este señor.



Mathieu Amalric, ni más ni menos que el genial protagonista de (desde mi punto de vista) la mejor película del año pasado: La escafandra y la mariposa (para ver la crítica que hicimos de ella, da clic aquí).


Nota importante 3: Ver a este par de señoritas.




Nota importante 4: La canción del intro es genial (“Another way to die”), cortesía de la bellísima Alice Keys y Jack White.



Nota importante 5: Pido un atronador aplauso para el muy talentoso (haciendo énfasis en el “oso”) actor mexicano Jesús Ochoa por su indispensable y muy distinguida aparición en la película de James Bond (ojo, igual y lo nominan al Oscar como mejor caída).




“Búscame en los créditos, soy el soldado número 3 o soldado que cae del balcón.”



“Ven, les dije que sí salgo en James Bond.”



Nota importante 6: Si vives en Campeche, estás jodido, luego de la trepidante escena de acción inicial que ocurre en Italia, Bond abre la cajuela de su carro deportivo hecho añicos y le dice a un hombre: “bájate del auto” (o algo así). O sea, en español.




Alguien debería cometer una tentando terrorista contra los dueños de los cines Hollywood por tener la poca vergüenza y decencia de traer películas traducidas como si nosotros los campechanos fuéramos todos unos analfabetos.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Durante mucho tiempo, uno de los rituales padre-hijo que habia en mi familia era ir a ver la nueva pelicula del 007, así que tuve que chutarme casi todas sus películas hasta que tuve la edad, los huevos y el varo suficientes para desprenderme de esa y otras tradiciones familiares.
básicamente Mr. Bond es el suegno dorado de todo machito que se precie de serlo. Un payaso-sangrón experto en el arte de salirse con la suya, egocénctrico y misógino, rey del "de todas todas". Su exito en méxico podría deberse a que encaja a la perfeccion en esa secta tan extendida en nuestro querido y sufrido país, esa que es la que practica el culto a uno mismo.
Cuando vi que el Sr. Paul Haggis se chutó casino royal lo primero que pensé es que lo habíamos perdido, que tristemente se habia rendido al Lado Oscuro de la Fuerza.
Lo que más me sorprendió, es que poco a poco me fui dando cuenta que todos los fans del bond "clásico" (ingenieros la gran mayoría, que raro que se identifiquen con el personaje) estaban completamente decepcionados, algunos, tras agnos de absoluta fidelidad, se sentían incluso traicionados.
En ese momento decidí ver Casino Royal.
No sólo me pareció genial a mi, sino a mi esposa (totalmente anti-acción) tambien!!, vamos hasta chilló en el momento más dramático.
Definitivamente, es otro James Bond. Todavia no llega quantum of solace a estas frias tierras, pero cuando llegue será una de esas pocas veces que soltamos 8 euros para ir al cine.

sólo diré que es una verdadera lástima que a estos dos (Haggis y Forster) no les soltaran Star Wars, al menos las precuelas, caray.

cosme fulanito

Marit dijo...

yo creci con las peliculas de james bond, mi favorito siempre fue george lazenby aunque el prototipo perfecto sea pierce brosnan y sea el mas conocido
al principio daniel craig no me convencia, por ser rubio principalmente, creo q no visualizaba a bond rubio, pero cuando lo vi en casino royale, por diosss!! lo ame, la pelicula es tan buena. ahora me doy cuenta de que este nuevo bond se enfoca mas en los sentimientos, es como bond dandose cuenta de todas las cosas que conlleva la vida que eligio.
ahora he aprendido a querer mas a este bond.
en cuanto a quantum me gusto muchisimo como cierra el ciclo de toda la historia con vesper, pero al mismo tiempo deja abiertas otras historias para continuar.
paul haggis un genio el hombre, para muestra basta ver su pelicula "crash"
pd. yo tambien llore cuando muere vesper como la esposa de cosme fulanito jajaja

Rodrigo Solís dijo...

Cosme: ya decaía yo que alguien que comenta tan bonito y con tanta soltura e inteligencia tenía que vivir lejos de México. Vivir lejos de México le hace a uno multiplicar las neuronas.
P.D. me mataste de risa con eso de los de que los fans de Bond son en su mayoría, ingenieros. Toda la razón.

Marit: siempre agradezco tus comentarios. Aunque vives en mis tierras yucatecas, tú eres la excepción en eso de las neuronas. El calor no te las mata sino te las reproduce. Bien por ti, que bueno que te gustó Bond.

Anónimo dijo...

A mi me gustó la película, pero no puedo sino estar de acuerdo con Mitch (tu cuñado) en que ésta y Casino Royale no son películas de James Bond. Recuerdo algunos comentarios que hizo Roger Ebert en su reseña de Quantum of Solace (parafraseo):

"Tenemos a un villano que no se llama Goldfinger, Scaramanga, Drax o Le Chiffre.... sino Dominic Greene. Él no tiene una guarida secreta en la Luna o una fortaleza submarina... sino una bodega en un muelle. Para espiarlo, James Bond no tiene que descender a un volcán o ______ (no recuerdo), sino que le basta acercarse a la puerta de reja de gallinero y observarlo. El malo podría recibir tips de seguridad que le serían bastante útiles de su Wal Mart local. En el pasado tuvimos a chicas Bond con nombres como Pussy Galore y Plenty O'Toole. Ahora tenemos a... Camille. Ni siquiera Camille Squeal, sino Camille a secas. No hay 'Q'. No hay Srita. Moneypenny, pues ahora 'M' tiene un secretario varón..."

Ebert tiene toda la razón. Independientemente de lo buenas que puedan estar (la anterior fue muchísimo mejor, en mi opinión), no son para nada lo que los que sí somos fanáticos de las películas clásicas de Bond esperábamos.

En cuanto a Daniel Craig como James Bond, me da gusto que le haya callado la boca a los que se opusieron a su elección para el papel. Hubo un sitio que se llamaba algo como "craigsnotbond.com" que cada día crecía y crecía con los rumores más disparatados (desde que Craig no sabía manejar vehículos de velocidades -no sé si sea cierto- hasta que había pedido que incluyeran una escena de sexo gay en la película -lo dudo-) que no buscaban otra cosa que sabotear al actor y a Casino Royale. La verdad sigo pensando que está muy feo para ser Bond, pero desde que lo vi en Layer Cake supe que haría un excelente trabajo.

Aunque extraño las películas de James Bond como dios manda (con Q y sus artilugios tecnológicos, Moneypenny, villanos coloridos, tramas disparatadas, etc.), admito que las dos últimas películas del 007 son infinitamente superiores a Die Another Day, Tomorrow Never Dies, Goldeneye (a propósito no estoy incluyendo The World is not Enough) y muchísimas otras de Bond.


P

Anónimo dijo...

Ah, y se me olvidaba: al carajo con Cines Hollywood. No me importa si (por fin) les llega una buena película, a tiempo, y en idioma original. De todas formas no pienso ir a verla. Que se jodan.

Anónimo dijo...

Rodrigo, pus gracias por los comentarios mano (para un efecto machin, léase con todo el acento gangoso de javier aguirre)
la primera vez que los lei desarrollaron en mi un efecto de Pitukaficación que me llevo a morderme las trenzas.cualquier rasgo de inteligencia se lo debo a profesores (Carmen, Andrea, Colin) de la FFyL.

Respecto a no vivir en Mexico estoy sólo en parte de acuerdo, ayuda mucho, eso si, no oir cada 5 min y en cualquier parte que uno se encuentre, los berridos de tvazteca, televisa o de la estación reggaetonera-tropicosa del cuadrante.
ayuda también no tener que seguir ciertas rutinas de "digo pero no digo" o que tu opinión esté maniatada al "quedar bien".
ayuda muchisimo saber que no estas en una permanente competencia machita para "demostrar" nada. (sobre todo cuando esa demostracion depende de la marca de ropa, tenis, lentes de sol o de cuantas veces has estado en "Europa")
pero, fundamentalmente, ayuda bastante saber que hay lugares donde esta mas extendida la postura "eres lo que haces" que la de "eres lo que tienes".
Para no salirme más del tema, agnadiré que por aca también se cuecen (y muchas) habas.

karate pig 1
(antes cosme fulanito, lo "googlié" y ya hay muchos, mejor retomo mi ancestral apodo)

Anónimo dijo...

Me alegra saber que surtió el efecto adecuado el comentario sobre los ingenieros, no en balde pasé bastante rato estudiándoles a fuerza de tener que convivir con ellos casi toda la carrera.
Lo de Bond como figura paradigmática de esta especia humanoide quedó demostrado cuando me enteré que un grupo de ellos organizaba !cine-maratones jamesbondianos!.
luego bstaba ver sus actitudes y reacciones ante instintos primarios: mujeres, chupe, "tocho", "maquinas" (computadores y automoviles).
el gol de oro cayó cuando hace poco regrese a la facultad a tomar un cursillo de animacion flash, era increíble la cantidad de camisas polo rosadas que flotaban en el ambiente, casi casi me sentí como bob esponja entre las medusas, me cai que la pildorita se queda corta, mano (otra vez efecto J aguirre)
Terrible pero coherente realidad:
la metrosexualidad entró por la puerta grande en la antes gandalla facultad de ingeneria. Si sentirse, o saberse metrosexual no manifiesta el lado egocéntrico, machito, rey de la huerta-jamesbondezco de uno, entonces no se que.

pd.- chin, se me fue lo de los euros, ya ni modo, ya lo saben, pero, bueno, viendolo por el lado amable, si la pildorita necesita un corresponsal, pues me apunto.
cumplo, al menos con tres requisitos 1.- haber estudiado humanidades (historia)
2.-estar desempleado (lógico desenlace del punto 1)
3.-provenir de la cuenca del golfo. (no campeche, pero del golfo al fin, pué).

cámara

el karate pig
(antes cosme fulanito, etc., etc.,)

Rodrigo Solís dijo...

Karate Pig: contratado como corresponsal (es en serio). Apenas tengas una nota o algo interesante del viejo continente, mándalo a mi mail y lo subimos.
rodrosolis@hotmail.com
rodrosolis@gmail.com