viernes, 13 de junio de 2008

Modelos: sangre nueva

En la medida de lo posible intentamos evitar temas que se relacionen con el mundo de las modelos y/o edecanes (ya ven cómo se nos encrespa el sindicato de modelos y/o edecanes), pero es inevitable; nos aporrean en la cara la nota y es imposible hacernos a los ciegos, al menos no en este blog, donde nos fascina todo el rollo superficial y farandulero.

En una entrevista que le hicieron a Cecilia Galliano (probablemente la mujer extranjera radicada en México a la que más mexicanos le han dedicado una*) dijo que su pequeña hija quiere ser “modelo” (ponemos las comillas porque en México modelar es sinónimo de ser una encueratriz), sin embargo, mi querida Cecy dejó claro que no estar de acuerdo con las aspiraciones de su retoño, porque además de ser muy pequeñita (aún), el ambiente del modelaje es muy "pesado". Traducción al castellano: no quiero que mi hija (a la cual adoro) sea modelo porque no quiero que sea una puta como yo.




Antes de que la peña de modelos y/o edecanes (que nos leen bastante, créalo o no) se levanten furiosas al grito de sus enardecidas lideresas para cortarnos las cabezas (que lindo, hasta rimó), hacemos de su conocimiento el siguiente razonamiento: si le preguntas a una ama de casa si le gustaría que su pequeña hija al crecer fuera ama de casa, la respuesta en la gran mayoría de los casos (al menos para aquellas mujeres que no fueron obligadas por la vida a convertirse en amas de casa contra su voluntad) será un rotundo "sí". La misma pregunta puedes hacérsela a madres que se dediquen a la arquitectura, ingeniería, contabilidad, administración, periodismo, escritura, etcétera, a todas, excepto a las modelos y a las prostitutas, y su respuesta será que sí; que sí les gustaría que sus hijas se dedicaran al mismo oficio que ellas. ¿Por qué? Porque quizás no sean los oficios más emocionantes del mundo pero sí son oficios dignos, donde para ganarse la vida tendrán que valerse de su cerebro y no de su cuerpo, y cuando decimos cuerpo no nos referimos a las largas horas de gimnasio y dietas de hambre, sino a las horas en el quirófano y en el retrete del baño vomitando y/o inhalando cocaína.

En fin, ya ven, nos gusta generalizar para crear polémica, qué le vamos a hacer. Pero tranquilas, no se enfaden chicas, muchas mamás (que estamos seguros nunca pisaron una pasarela) piensan lo opuesto a nosotros, y lo darían todo por ver a sus chiquitinas convertidas en la próxima Kate Moss:


O Amy Winehouse (¿ya la encontraste?)



Dirán que somos unos radicales y reaccionarios (no sería la primera vez) porque las mamás tienen la libertad de educar e inculcarle los valores que ellas crean convenientes a sus hijas (como mi mamá, cuyo sueño dorado es que mi hermana sea la futura reina de belleza de México), pero lo que sí es no tener Madre, con mayúscula, es hacer esto:



Y no me digan que es para subirle el autoestima a sus hijas gorditas, que miren no ha nacido psicólogo (ni nacerá nunca) que nos haya ganado un debate en esa idiotez de que modelar le hace bien a una niña, y cuando digo niña, me refiero exactamente a eso: a niñas como las que aparecen en la foto.

Si quieren subirle el autoestima a sus hija gorditas (porque ahora resulta que todas están gorditas y llenas de traumas por su regordetes físicos desde que tienen dos años de vida en este mundo tan moderno) mejor pónganlas a leer cuentos infantiles, igual y puede que aprendan algo, hasta de una enana calva que tuvo novios y pretendientes (y corazones rotos) de a montón: se llama Carmela y aquí les dejamos la portada del libro para que vayan a librería y empiecen a educar por primera vez a sus hijas, antes de que sea demasiado tarde (quí Eduardo les recomienda otros libros más, incluido el de Carmela toda la vida)




Ah, y las modelos y edecanes y mamás (que las hay leyendo este blog ahora mismo) que se hayan indignado, como diría mi querido Arturo Pérez-Reverte, que les den por culo.

La pregunta de esta semana es la siguiente:



¿Qué opinas de las mamás que incitan a sus hijas a lanzarse a un mundo en el que no valen nada salvo por su apariencia física y/o su capacidad para dar una buena mamada?


1) Están haciendo bien, porque las personas mientras más ricas y delgadas sean son mejores personas. Malo sería no apoyarlas.


2) No tiene nada de malo que lo hagan, porque es mentira que el mundo de la farándula esté lleno de sexo, drogas y trastornos alimenticios.


3) Está bien que las mamás inciten a sus hijas pequeñas a pintarrajearse la cara, vestirse provocativamente y caminar contoneándose, porque así van a llegar más lejos en la vida.


4) Esas pobres mujeres son unas viejas ridículas patéticas, desesperadas por vivir sus propios sueños (los que ellas no tuvieron los huevos de perseguir) a través de sus hijas.


5) Deberían meterlas a todas a la cárcel por negligentes.


6) No te hagas, en el fondo todos queremos ser modelos y/o estrellas de lo que sea.





* La mayoría utiliza cremas antiarrugas de sus santas madres para darse una ayudadita.

5 comentarios:

Eduardo Huchin dijo...

Recuerdo aquella escena del concurso en "Miss Little Sunshine" con todas las señoras orgullosas de que sus hijas parecieran prostitutas (aunque ellas creyeran que era la imagen misma de la feminidad) y inmediatamente después, furiosas de que la niña protagonista bailara un striptease.
Bueno, para no ir más lejos: recuerdo un bailable infantil del carnaval de Campeche inspirado en el "Moulin Rouge" (si estoy mal, alguien corríjame). ¿Sabía quien ideó ese concepto qué diablos era el "Moulin"?

p dijo...

Oye, fíjate en la gordita de rosado: ¡está embarazada! ¡y tiene como 10 años! Ojalá que su bebé sea de Juan Osorio o de alguien que pueda llevarla a la fama que tanto anhelan sus padres. En cuanto a la niñita del frente de la foto, sus papás son unos hijos de puta irresponsables: es una NIÑITA a la que pintarrajearon y vistieron como femme fatale; parece salida de un póster contra la explotación sexual de menores. Pobres niñas, creciendo con tanta mierda alrededor, metiéndoseles en la cabeza, y por culpa de sus propias mamás. Qué verguenza.

Monica dijo...

Coincido con p, la mas pequeñita mas bien parece una advertencia contra la explotacion de menores y bueno no tienes que ir a televisa para ver estas cosas, simplemente aqui en Campeche, entre carnaval miss chiquitita,NB infantil, etc. etc. y muchas señoras de "sociedad" diciendo "es que en nuestra familia todas hemos sido Reinas!" asi que ahi ponen a sus chiquitas maquilladas y vestidas como mujeres a exhibirse; dandole prioridad a todas estas cosas mas que a los estudios y sin cuidarlas bien exponiendolas a abusos sexuales que siempre callaran pues no es digno ni de gente bien denunciar algo asi...(o mas bien porque expondrian su soberana estupidez como madres).

p dijo...

El resultado de la encuesta hasta el momento es de lo más revelador: desde el anonimato la mayoría está admitiendo que sí quieren ser estrellas "de lo que sea". O sea: "Sí, quisiera tener el valor para animarme a luchar contra otro gordo en un charco de chocolate frente a Galilea Montijo mientras la chusma me aplaude y más chusma me ve en la tele". No mames, la verdad la verdad no creí que fuera así. Creí (aunque ud. no pueda creer tanta ingenuidad) que la dignidad estaba mejor cotizada.

p dijo...

Pd. Qué mal gusto de usar a JonBenet Ramsey en la foto de despedida. Ojalá las mamás de estas niñas no fueran tan pendejas y leyeran su historia, que de seguro les encantaría.