martes, 3 de junio de 2008

Más perras que gatas

Para Elsy, que es ruda.

Esta semana en nuestra sección musical nos complace profundamente recordar un pleito de gatas que hizo nuestras delicias a principios de la década de los noventas, el cual resultó ser, como era de esperarse viniendo de dos cantantes mexicanas, de lo más embarazoso.




¿Se imagina usted diciéndole, qué digo diciéndole, cantándole a grito pelado a una gata rabiosa y peligrosa que no se meta con su hombre? “Mío, ese hombre es mío. A medias pero mío, mío, mío…”.

¡Por Dios, hay que tener mucho valor o en el mejor de los casos estar drogada hasta la médula para hacer algo tan bochornoso, más aun sabiendo que ese hombre te mete el cuerno, porque solo un hombre que te mete el cuerno puede orillarte a decir: “con otra pero mío, mío, mío…”!

Paulina Rubio antes de volverse endiabladamente famosa en España era conocida por todos nosotros (quienes ya pintamos algunas canas) como la Chica Dorada. En ese entonces nuestra querida Paulinita (una gata de corazón) se enamoró perdidamente de un hombre que para su mala fortuna no le era del todo fiel. Siendo así Paulina llegó a la sabia conclusión de que la única forma de ganar la batalla por el amor de su amado era tomando papel y pluma y como leona en celo (literalmente) componerle una canción a la mujer que estaba pedaleando su bicicleta. Pero no cualquier canción, oh, no, desde luego que no, sino una en la que quedara bien en claro que estaba dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias, morir o matar, por su hombre; para que éste finalmente la eligiera a ella.





La respuesta fue inmediata, como es de esperarse en el mundo salvaje de los animales, en especial entre las gatas.




Alejandra (miau, también una gata de corazón) en ese entonces era una chica alocada que decidió componerle una canción a su rival en la que la amenazaba con armarle un escándalo y cortarle el pelo en un dos por tres si la veía rondando a su amado. Incluso, para que no quedara duda, Alejandra admite ser una gata y se lo echa en cara a la otra felina: “pelando como gata boca arriba mientras que me quede vida nadie me lo quita, oh!”.




Al final de la batalla ninguna de las dos gatas se quedó con el galán, y con los corazones rotos hubo una metamorfosis en ellas que las transformó de gatas a esto:
PERRA No. 1


PERRA No. 2



Así es el mundo de la farándula: insospechado, misterioso y muy macabro, porque el galán en cuestión era ni más ni menos que uno de los peores pobres diablos que ha engendrado Televisa.



¿Apoco no es escalofriante? Y lo decimos porque Erick Rubín (el amante en disputa) es el hombre de la frente interminable de la derecha.

Así es el amor. Y para que vean que es verdad el dicho de que “donde hubo fuego cenizas quedan”, noten cómo hasta la fecha Paulina Rubio no olvida a su ex amante y ahoga las penas en tequila para pretender llevar una vida decadente más o menos digna en una estrella de su calibre:





Y para cerrar esta entrada de amor Shakesperiano, no podemos dejar de dedicarle a los fans de Erick Rubín (porque créalo o no, los hay, y muchos, y ya lo verán en los comentarios como no pocos viejos ridículos amantes de Timbiriche lo van a defender con uñas y dientes) este espeluznante video que pare serles sinceros tuvimos que amarrarnos las manos con grilletes para no subirlo antes.

Disfrútenlo, que pocas veces se puede tener el placer de ver algo tan escalofriante.




5 comentarios:

Anónimo dijo...

PELANA!!!!! SI QUE DIO MIEDO...

chezzare dijo...

Perras? Gatas? pense que todas eran unas ZORRAAAAS.

Jebus dijo...

No mames, maldito bastardo, logro lo que no pense fuera posible, me mato la risa, me dio tanto asco ese desgraciado que no pude reirme, solo podia pensar donde encontrarlo para matarlo a golpes. Como puede haber seres humanos con tan poca verguenza que se filmen haciendo semejante ridiculo, deberian meterlo un mes a la carcel para que se le quite lo pendejo, no es posible que salgas impune de semejante crimen.

p dijo...

¡Hubieras puesto una de las fotos de erik rubin donde ya estaba pelón del frente pero tenía su pelo de mechudo! El chavo que canta al final es un verdadero artista del asco; que le den un premio en metálico.

Neto Citadino dijo...

jajajaja, que onda con el fansss de erick rubin.