viernes, 8 de abril de 2011

Sucker Punch: cuando la cámara lenta se hizo película




El domingo pasado fui al cine (emocionado, lo acepto) a ver la última entrega de Zack Snyder. ¿Por qué escribo hasta ahora mis impresiones de la película? Respuesta: esperaba que con el transcurso de las horas (e incluso días), algún resorte saltara en mi cabeza tal como me pasó con Eyes wide shot, y luego de las criticas despectivas del inicio, me diera cuenta que en realidad lo que vi no fue una miarda sino una obra maestra. No ocurrió. Así que podría ahorrarles leer este post y yo invertir mi tiempo en terminar de escribir un capítulo de mi novela, advirtiéndoles que Sucker Punch no es una película sino un interminable video musical de emos (en cámara lenta): véase My Chemical Romance o 30 Seconds to Mars.

Si fuiste lo suficientemente flojo como para no picar los links de arriba, mala suerte, temo informarte que tirarás 60 pesos y dos horas de tu vida a la basura.

Al igual que yo, serás timado. Entonces cuando enciendan las luces del cine, luego de mentar muchas madres, granjearte el odio de tu novia (más que merecido), cuestionarás la credibilidad como director de Zack Snyder, el mismo que te hizo cagarte en las patas de miedo gracias a la grandiosa Dawn of the Dead. ¿Cómo pudo hacerme esto mi querido Zack?, pensarás con amargura, apretando los puños.

-Bueno, veo la peli pero si me prometes que después vemos la de Justin Bieber –te dirá tu novia antes de entrar a ver Sucker Punch- y en 3D, ¿va?

Sí, al igual que yo serás traicionado. Cuando te pongas tus lentes para sentir el roce de la cabellera revuelta, de lesbiana calenturienta de Justin, descubrirás lo que no notaste hace 5 años: que 300 no era la mejor película jamás filmada en una pantalla verde, sino una película para homosexuales de clóset; y que los ñoños amantes de Watchmen tenían toda la razón al patalear y pedir la cabeza del señor Snyder por profanar la mejor novela gráfica de la historia.

Adelante, haz ojos ciegos a estas letras y ve corriendo, el corazón palpitante, las manos sudorosas, la sonrisa a flor de piel como una fanática desbocada a la butaca de primera fila a ver la película más estúpida del año. Y es que la idea no era mala. Imagina a un par de chicas que quedan huérfanas, al cuidado de un padrastro (un gordo violador) que intenta robarles su herencia y su virginidad. La hermana mayor para defender a la menor agarra una pistola e intenta matar al malvado padrastro. Falla y asesina a la hermanita. El padrastro interna en un manicomio a su hijastra para que le hagan una lobotomía. Nuestra torturada protagonista, para soportar la culpa crea un mundo paralelo dentro del manicomio donde está encerrada en una casa de putas que se visten como colegialas. Y dentro de ese mundo de colegialas putonas crea otro mundo alterno donde es una superheroína de acción que pelea (con la ayuda de sus amigas putitas) contra robots, dragones, etcétera. Este fue el resultado:





http://youtu.be/6dzikBZTUy8


Ahora imagina toda la película (juro que no miento) en cámara lenta y con música de fondo de Björk, Pixies, etcétera. Incluso el intro de 10 minutos es en cámara lenta. Es tan mala, que si no me crees, hazte un favor y mira la calificación que le dieron los expertos.

P.D. Buena suerte para lo ingenuos que creen que Superman: Man of Steel redimirá en la pantalla grande a El Hombre de Acero.

4 comentarios:

samuel dijo...

Bueno, yo ni siquiera aguanté el trailer que pusiste.
(por cierto, en tu post pones has, pero quieres decir haz, no como auxiliar sino como imperativo).

Rodrigo Solís dijo...

Corregido mi querido Samuel, mil gracias. Por cierto, a Dios gracias no ocurrió tu deseo de que perdiera el Barcelona. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ahorraré mis pesitos. por cierto, has visto "anticristo" de Lars Von Trier?
Me gustó la escena en cámara lenta del principio, con esa música jocosa.

saludos

oso pipope

Rodrigo Solís dijo...

oso pipope: tienes razón, hay cámaras lentas de inicio que valen la pena, como cuando ves volar a un bebé por la ventana, eso es impagable. Saludos.