viernes, 4 de enero de 2008

Fútbol: el deporte del hombre rudo

Hoy día está comprobado que es un mito que el fútbol sea un deporte de hombres rudos, feos y malencarados. En mis tiempos (y perdonen que suene como si fuera un viejo) nuestros ídolos eran tipos chaparritos y barrigones, o de aspecto bastante parecido al nuestro, sujetos como estos dos personajes.


Personalmente creo que el fútbol se fue al diablo cuando las televisoras y los propios futbolistas se dieron cuenta que el deporte que practicaban era un espectáculo, y como tal, había que ser y comportarse como unas vedettes.

Para los que no sepan un comino de fútbol, les cuento que de unas semanas a la fecha los comentaristas deportivos todos los días se rompen la cabeza muy indignados buscando una explicación lógica del porqué Inglaterra (potencia mundial futbolística y creadores del fútbol) no clasificó a la Eurocopa 2008 que se jugará este verano en Suiza y Austria.

Les voy a dar una pista:



Y otra:



Y otra:



Y otra:



Sospecho que entienden el punto, el catálogo de fotos del capitán o ex capitán de la selección inglesa de modelaje, perdón, de fútbol, es infinito.

Otro caso parecido al del señor David, sólo que a nivel local, es el del señor Francisco, alias “Kikín" Fonseca. Este señor, por si no lo recuerdan, era un ilustre desconocido en apariencia idéntico a un cavernícola barbado, que para mi beneplácito personal y el de cientos de miles de aficionados jugaba en los Pumas. Este horrendo espécimen corría como un diablo enloquecido por toda la cancha y su esfuerzo redituó en un par de campeonatos para mi equipo. Como era de esperarse, los Pumas de la UNAM sabiamente lo vendieron a otro equipo por una cuantiosa fortuna. La mayoría de los aficionados se indignaron con el patronato y con el rector de la universidad, sin embargo, el tiempo le dio la razón a los directivos, pues estos señores intelectuales bien sabían cuál es el proceso evolutivo a seguir por los futbolistas:

Jugador de fútbol no famoso


Jugador de fútbol que empieza a ser famoso. Nótese los arreglitos en el cabello que empieza a hacerse gracias a sus visitas al estilista.

Jugador de fútbol famoso. Es convocado a la selección nacional y de inmediato empieza a comportarse como un perfecto imbécil.


Jugador de fútbol famoso es vendido a un equipo millonario que pueda pagar su estilista.


Jugador famoso empieza a anunciar todos los productos que le pongan enfrente, incluso, una campaña para no comerte a las tortugas mexicanas. Nótese que a pesar de ser una supuesta campaña de ayuda muy mexicana disfrazan al Kikín con un uniforme chafísima de Tepito, lo cual levanta muchas sospechas, ya que los futbolistas famosos por lo general se meten en muchos líos sórdidos que casi nunca salen a la luz. Claro está que el gobierno luego les pasa factura.


El futbolista famoso se mete en más líos y tiene que seguir pagando factura como por ejemplo, hacerle propaganda a un candidato presidencial, que a la postre termina siendo el presidente gracias a que el 99% de los aficionados al fútbol son unos imbéciles.


El futbolista famoso es vendido a Europa y de inmediato, gracias a que se comporta como un animal, es devuelto a México en menos de 6 meses.


El futbolista famoso de regreso en México se consigue a una ex Miss México y/o actriz de telenovelas para consolarse.


El futbolista famoso que hace meses no le mete gol ni a la selección del Teletón, como todavía es famoso y despierta las hormonas del público tanto femenino como masculino, es comprado por una cantidad multimillonaria por un equipo rico y mediocre que no gana un campeonato hace siglos.

“Un momentito, pero Kikín no es guapo como David para llenar estadios aunque no juegue”, dicen indignados los conocedores.

Y aquí les mostramos las pruebas de lo equivocados que están estos agitadores amantes de la carne europea:


David puede ser guapo, pero el Kikín es romántico y cariñoso… y fanático de la coquetería, como bien lo deja de manifiesto su coqueto calzón celeste, al igual que su mohín.


Noten cómo acepta el no ser vanidoso, y con esa carita ni nos lo tiene que decir.


Como todo buen futbolista que sabe que se dedica al espectáculo tiene la inquietud de dedicarse a la actuación. Cuestión de que lo contrate el América, donde en vez de vestidores hay camerinos.

Les digo, en mis tiempos nuestros ídolos tenían dignidad.

Nadie dijo que no les gustara el Carnaval y comer como unos cerdos.

Nadie dijo que no los veneráramos como dioses del Olimpo con las estatuas más chifladas.


Nadie dijo que no les gustara besarse y dejarse toquetear por apuestos hombres.


Y sobre todas las cosas, nadie dijo que no les gustara jugar a la pelota con los viejitos buenos y puros del mundo para luego besarle sus manitas limpias de sangre.

Y para finalizar este bello álbum de fotos no podíamos despedirnos sin presentarles al galán capitán de la selección mexicana, flamante jugador del Barcelona de España, sin duda, un orgullo nacional, casi casi tan popular como Benito Juárez. Eso sí, cuando fracasemos de nuevo en una competición internacional, les dejo unas pistas del porqué del fracaso:





6 comentarios:

Mario dijo...

Prefiero besarle las manos a Fidel que aparecer en un espectacular dando mi apoyo a Felipe Calderón...

Marit dijo...

Pues yo prefiero aparecer en un espectacular de Felipe, que besarle las manos llenas de sangre a un tirano dictador como Fidel.

Ahora si me pegaste en mi punto debil (david beckham) soy bastante fanatica, asi que por el bien de este amor, me reservare mis comentarios.
Solo te dire que no es tan malo como parece. Recordemos que tiene una esposa y 3 hijos que mantener.
Hay que aprender a diversificarse, yo creo que cualquiera de nosotros en su lugar haria eso (y hasta peores cosas)

Saludos

Anónimo dijo...

oo diosssss¡¡¡¡¡ gracias, gracias, graciassssss... las fotos de david estan maravillosas. coincido contigo de que es mal jugador, pero de que el hombre esta rebueno, reguapo y remamey es harina de otro costal. de nuevo gracias ya que deleitaste mi pupila con semejante hombre. por cierto igual te ves guapo con tu traje de gato en tu perfil :)

atte. Helen

Patricia Garfias dijo...

cómo no te voy a querer...

a mi me atora un poco el hecho de hablar de futbol,a pesar de amar a los pumas, mi afición empezó a los 12 porque pensaba que este equipo tenía a los futbolistas " más guapos" ahora soy aficionada por el puro amor a mis pumitas, y hasta uniforme tengo y juego en la selección de futbol de la escuela de leyes.

(zaz! luego luego contando mi vida, chale)

así que a veces no es tan malo que los jugadores muestren sus "cositas" (cositas, ¡qué vulgar!)porque el amor entra por los ojos y yo así me enamoré del futbol.

ahora, que besen manos, vendan el trasero o nos muestren que su actividad neuronal sólo se activa en la cancha, hace que se merezcan decirles sus verdades.

salud(os)

Lus dijo...

No es que no queramos buenos jugadores es solo cuestión de ampliar el mercado y que ahora las mujeres podamos ver football sin quejarnos....

benito juarez dijo...

me cago, en mis tiempos se apreciaba a un equipo por su buen juego no por sus buenas nalgas, yo le iba a las cobras de Cd. Juarez (pos cómo no, no?)

El respeto al derecho ajeno es la paz.

Saludos, Bomberito.