miércoles, 30 de enero de 2008

Lo bonito del porno





Como andamos en plenas cerebraciones carnavalescas (o sea, glorificando a la carne y los excesos), permitámonos reconocer que tenemos nuestro lado oscuro y démosle rienda suelta a nuestros más bajos instintos.

Este blog tiene sus influencias y sus consentidos, y uno de ellos es el blog Los viajes de Wilberth.

Muchos califican al creador de este blog como un pornógrafo, ateo, homofóbico, misógino, vulgar, grosero y otros muchos calificativos terribles. Sin embargo, más allá de que Wilberth sea mi amigo, les aseguro que los calificativos antes mencionados son total y absolutamente ciertos, al menos en su blog, careta o disfraz que utiliza para arremeter con genialidad y astucia en contra de las ridiculeces que a diario nos regala el mundo, y en especial, Campeche.

En la vida real, Wilberth lejos está de ser un personaje iracundo e impresentable como sus más acérrimos enemigos (y uno que otro amigo) lo han calificado, sino más bien es todo opuesto. Graduado de la licenciatura de letras, hombre trabajador y un caballero en toda la extensión de la palabra. Palabra.

Pero olvidemos la biografía de Wilberth y centrémonos en su trabajo de escritor. Los viajes de Wilberth es como una película pornográfica: prohibida y agresiva, grosera pero a la vez excitante. Un espacio que ofende a la mayoría pero cautiva a una fiel legión de desterrados. Por ello, esta semana, Pildorita de Felicidad ha decidido recomendar este hiriente y subido de tono blog. En especial la muy gustada y genial sección I wanna be porn, Un rincón que todos los que crecimos viendo pornografía debemos visitar. Y los que no, también, pues más allá del humor ácido del autor, el trasfondo es educativo (cosa difícil de creer, pero cierto) y muy divertido.

Con gran ingenio, Los viajes de Wilberth (sólo una sección, no vaya usted a creer que todo es piel sin ropa) devela otra faceta de la pornografía, llevándonos a un viaje insospechado de las estrellas de la industria del porno.


Linda Lovelace






VER


Aurora Snow





VER



María Ozawa





VER



Jenna Jameson






VER



Briana Banks





VER



Michelle Wild










Ups, estas dos chicas no son estrellas del porno, son estrellas de carnaval.



Softporn



VER


Paulina James















Caramba, otro error, ellas tampoco son estrellas del porno.



En fin, si no le gusta el porno, mejor siga disfrutando del Carnaval, que de sucio nada tiene.




4 comentarios:

JM. Garcíamagaña dijo...

Indiscutiblemente... Wanna be porn... es uno de los post más alucinantes de Campeche... Y aunque no lo crean para escribir esos diálogos el autor tuvo que estudiar a profundidad la obra de Cervantes, Borges, Kundera, Rulfo y Polo (sí, coño de POLO POLO). Un maestrazo el señor Herrera.Y sí Rodrigo sé que lo de los amigos impresentables lo dices por tu servidor...Ja Ja Ja.

Eduardo Huchin dijo...

Wilt, no está de más repetirlo, es todo un gentleman, incluso cuando habla de porno. Además, sus personajes hablan como hablarían Hugh Hefner y Larry Flint, si se hubieran criado frente al mercado Pedro Sáinz de Baranda, en Campeche.
Como un artista del pan, su post podría resumirse en:
Ponga de hojaldre gigas de clips pornos bajados tras horas de espera en Rapidshare, añada una revisión exhaustiva de biografías de actrices eróticas, agregue al menos 12 compilados de Polo Polo. Ponga finalmente una capa espesa de desinhibición. Espolvoree ironía a raudales. Finalmente espere a que los comensales lleguen sin invitación.

wilberth herrera dijo...

muchas gracias, hoy les doy su remuneración en bolsas negras.
Es broma.
Polo polo es,por democracia, mi artista predilecto. Eso parece.
Espero que mínimo juntemos una vaquita para poder hacernos de una cuenta en rapidshare y bajar más porno. Yeah!
Gracias por la mención Rodro. No dejaré de agradecerte.
La pildorita Rokea.
Pd. todavía sigo pagando el comercial en pildorita.
Un saludazo a todos y a los que no quieran mi saludo que chingen su madre.

benito juarez dijo...

Felicidades Wil, está chévere tu blog, a ver si puedes hablar de las películas del Golden, nos vemos!

El respeto al derecho ajeno es la paz.

Saludos, Bomberito.