jueves, 11 de octubre de 2007

La hija de la dama de la fotografía



“LA MANO QUE MECE LA CUNA RIGE EL MUNDO.”
- Peter de Vries

No me lo ha dicho, pero en sus silencios puedo sentir sus reclamos por no escribir sobre ella, sobre todo cuando he escrito sobre casi todos los integrantes de mi familia.
De mi mamá, tanto sus más allegados como los que la conocen sólo de hola, concuerdan en que es una dama. Esto es por la manera tan recatada que tiene de comportarse para con ellos, aunque la realidad de las cosas (sospecho) es por la manera en que se deja ver vestida y arreglada por la calle, en mutualistas, en eventos de caridad y/o de sociedad, en el supermercado o hasta en su propia casa. “Tu mamá siempre está súper arreglada”, me dicen. Y es verdad. Mi madre incluso a la hora de irse a dormir parece estar yéndose a alguna fiesta de sus amigas cacatúas y copetudas.
Durante la secundaria (etapa en que más odié la escuela) mi mamá tenía por costumbre levantarme una hora antes de las siete de la mañana, que era la hora de entrada al colegio, muy a pesar de que el instituto estaba a diez minutos de distancia de casa (Mérida no era lo que es ahora: una plancha de cemento llena de avenidas, semáforos y mini centros comerciales); los cincuenta minutos que tenía para alistarme los invertía frente a un tazón de Zucaritas intentando resignarme a la idea de que me quedaban muchísimos años por delante por ir todas las mañanas a la escuela, aunque también hubo días (cuando me levantaba de buen humor) en que le rezaba a Dios Todopoderoso para que me cumpliera el milagro de que cuando mamá encendiera el automóvil voláramos en mil pedazos, o por que al llegar a la escuela ésta estuviera ardiendo en llamas con todos los profesores dentro pegando de gritos frente a las ventas al tiempo que se derretían como conejitos de chocolate al sol. Desde luego Dios nunca cumplía el milagro que con tanto fervor y ahínco le pedía (quizás fuera porque estudiaba en una escuela católica), y el resultado era el mismo de todas las mañanas: yo sentado en mi pupitre y alguna de mis compañeras diciéndome: “oye, tu mamá siempre está súper arreglada”. Era obvio que mi madre invertía mejor su tiempo que yo antes de ir a dejarme a la escuela.
De eso hace muchísimos años y en la actualidad me convertí en uno de los peores hijos del mundo, al menos eso es lo que secretamente piensa mi mamá desde que me mudé de su casa, pues ahora para poder verme la cara la pobrecilla tiene que viajar dos horas y media a la ciudad de Campeche, en vez de que su pequeño retoño monte el culo en esos incomodísimos camiones de ADO para ir a visitarla a Mérida. Mi justificación a esto, aunque cruel, es sincera: “mamá, es mejor mientras menos nos veamos, así cada instante que pasemos juntos será invaluable”.
“Parezco Scarface”, me dice ella mostrándome con el dedo índice una casi imperceptible cicatriz entre ceja y ceja (ignoro si lo dice con el motivo de hacerme sentir culpable por no haber estado a su lado cuando salió proyectada por los aires en casa de una de sus amigas para aterrizar su vuelo con la frente en una pared). “Gracias al maquillaje casi ni se ve”, recompone su argumento con una sonrisa, adivinando mis pensamientos.
Como dije, mi madre es de esas señoras elegantes y copetudas que derrochan clase, la típica que aparenta ser insoportable pero al minuto de tratarla es imposible no amarla, y tengo que confesar que cada día me divierte más escucharle hablar, sobre todo cuando está de visita en su natal Campeche, aunque no estoy seguro si Campeche sea en realidad el lugar donde nació pues dependiendo el lugar donde se encuentre, sea Veracruz, Mérida, DF, Timbuctú o el Congo irremediablemente termina por afirmar ser oriunda de allí, y sus amistades terminan creyéndole. Mamá es dueña de un baúl de insospechadas anécdotas ocurridas en esta ciudad (Campeche) que pareciera ser infinito. Siempre tiene una nueva vieja historia que contar. Sobre todo las ocurridas en su desenfrenada juventud, donde irremediablemente terminan por hacer acto de presencia sus viejos amigos, esos que hoy día además de ser viejos (en el más estricto sentido de la palabra) son altos funcionarios públicos o poderosos empresarios, cosa que en México viene por añadidura una con la otra. Me divierte como cuenta las historias. Saca los dientes como un caballo, mueve rápido las manos y gesticula como si fuera una chiquilla traviesa de quince años. Algo de artista corre por sus venas. También me fascina el contenido de sus historias, porque mi madre es una gran y buena señora que lo relata todo con una catadura y una fineza que logra transportarte a los años sesentas como pocas. Si hubo drogas, dice que hubo drogas. Si hubo sexo, dice que hubo sexo. No omite nada siempre y cuando sean sus amigos los involucrados y no ella.
“El pastel de chocolote con marihuana no era para nosotros, se lo dábamos a comer a las señoras para ver que tal se ponían, a ver si dejaban de ser tan estiradas...”, nos explica a mi primo Pepe y a mí con ojos cómplices y traviesos. “Ah, y ay de ustedes que publiquen alguna de mis historias. Cuidadito mencionan algún nombre de los que les he dicho”, sentencia convirtiéndose por arte de magia en una señora regia e imponente, toda una dama, tal y como lo fue mi abuela.
Sí, mientras menos veo a mamá más la disfruto.

16 comentarios:

Felipe dijo...

Me encantó

mariana dijo...

RODRI ME ENCANTO .UN ABRAZO

Denise dijo...

TE felicito todo lo que escribes es fabuloso, pero este en especial me fascino, parece que estabas hablando de mi mama que dicho sea de paso es tambien Campechana, sera la educacion impartida ahi?

Sigue escribiendo.. cada dia estas mejor

alba dijo...

Rodrigo: te felicito por tener una madre tan agradable, y por tener tus raìces en Campeche, es un estado tan lindo, tan colonial y tranquilo, a mì me encanta Campeche y su gente. Yo soy de Mèrida, y ahorita me encuentro en Buenos Aires, Argentina, en un viaje de recreo; es precioso y tiene mucha gente buena, con sus excepciones. Bye.

griselda dijo...

Sabes que Rodrigo, la verdad el final de tu escrito no me gusta para nada, al igual que la parte de tu escrito en donde repites lo mismo que en el final. Sabras de que hablas cuando de vdd nunca mas veas a tu madre, ojala y la disfrutes como dices disfrutarla por no tenerla enseguida de ti.

ajax dijo...

Hola Rodrigo, gracias por tu pildorita acerca de tu Señora Madre, así con mayúscula, como me gustaría conocerla y a ti por supuesto, el día que vaya por el Sureste voy a tratar de contactarte, ¿Donde vives ahora? ¿en Campeche?siguele con tus pildoritas no le aflojes. Tu amigo que aunque no lo conoces, le alegras la vida.

oscar dijo...

Hola, Rodrigo, es la que mas me a gustado, FELICIDADES,..bye

Mister Boris the Spider dijo...

Ay! cuidado con Griselda, la presidenta de la asociacion nacional de defensores de las madres de familia. Que no manche.

martin dijo...

hola rodrigo muy buenas historias que tengas el mejor de los dias saludos y que dios te vendiga hoy y siempre

elmer dijo...

Eres maravilloso para narrar tus historias, este creo que ha sido a mi juicio el mejor de todos.
te felicito.

lucely dijo...

BUENOS DIAS:

pones correos muy agradables.

ME GUSTO MUCHO.

Jo dijo...

Ay Rodrigo, Rodrigo! No eres el unico, es una ley universal: MIENTRAS MENOS VEMOS A NUESTRAS MADRES MAS LAS DISFRUTAMOS Y MEJOS NOS LLEVAMOS CON ELLAS JIJIJIJIJI

Pero bueno no seas tan malito, un poco de misericordia con tu pobre madre, anda a visitarla tu de vez en nunca....no? jijiji

Te disfruto mas con estos escritos aunque debo reconocer que tu estilo mordaz me cautiva...oye has escuchado alguna vez de Jaime Baily? Te lo recomiendo mucho, el es un peruano bisexual q radica aqui en Miami, q tiene varios programas televisivos tanto en Peru como aqui. Ademas es escritor. La verdad de lo mejor que he leido en mucho tiempo. Mordaz a mas no poder, pero a la vez encantador y muy descriptivo con un humor muy caracteristico. Te lo recomiendo ampliamente. Yo estoy fascinada con el. Puedes buscar informacion de el en google. Mira te agrego algo de el.

http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=2683
http://www1.terra.com.ar/especiales/jaimebayly/c1p1.shtml ( mira esta es una pagina con su libro completo Los amigos que perdi, aunque claro por amor a la literatura, por respeto al autor y la hueva de leerlo sentada enla compu yo compre el libro,aunque no estoy segura si llegan a Mexico ) asi que bueno ahi lo tienes por si te interesa ...


Gracias por tus correos. Saludos

beatriz dijo...

Hola chiquito, perdona el retrazo para el comentario pero hace un buen que no abría mis mails, me encanta tu mamá, me identifiqué con ella, yo también estudié en colegio de monjas y en los 60's nos pasaron muchas cosas, luchamos por muchos derechos, nos rebelamos ante muchas injusticias y abusos, en especial contra las mujeres, las niñas, las amas de casa, las trabajadoras, las solteras, las que osaban divorciarce, etc. y los niños, todavía hay, pero no como en ese tiempo.
La libertad que ustedes gozan, es parte de lo que nuestra generación luchó y ganó.
No sé si ya lo viste, pero en el canal de Sony están pasando una nueva serie que se llama "LOS 60's", está buena (lógico, un poco exagerada, ya sabes, para dar énfasis), y refleja bastante lo que vivimos en ese tiempo.
Pienso que de tanto que nos costó, y de tanto que sufrimos como hijos, se nos pasó la mano de permisivos a la hora de ser padres, porque la verdad, ustedes están muy cabrones.
En fin, no te pierdas tanto de tu mamá, porque tienes un buen filón de material con sus historias para tus "CHOCHOS DE FELICIDAD".
Me gusta tu nuevo enfoque de contenido.
Un beso

La Jornada (Nicaragua) dijo...

Publicado en:

http://www.lajornadanet.com/diario/opinion_base/publicados/2007/octubre/dama-fotografia-12.html

Escribiendo del Sureste dijo...

Publicado en:

http://escribiendoelsureste.blogspot.com/2007/10/la-hija-de-la-dama-de-la-fotografa.html

Infomelilla (España) dijo...

Publicado en:

http://www.infomelilla.com/noticias/index.php?accion=1&id=5465