lunes, 18 de febrero de 2008

Marqués


¿Recuerdan que cuando comenzamos esta serie de cápsulas cinematográficas les dijimos que nada más les íbamos a contar churros y películas irrelevantes? Esa fue una de nuestras tradicionales mentiras: ahora les vamos a platicar de toda película que pase por nuestras manos y consideremos digna de ser mencionada. Eso sí, mantenemos que nuestra promesa de no estropearles los estrenos en cartelera o que acaban de salir en DVD, y tampoco les contaremos cómo terminan Viridiana, La Dolce Vita o Fanny y Alexander (o sea, también respetaremos los clásicos). Esto lo hacemos con la esperanza de que alguno de los títulos que seleccionamos les llame la atención y se animen a darle a una oportunidad a otro tipo de cine que tal vez no han experimentado hasta ahora.


Nuestra película de hoy es la francesa Marquis, dirigida en 1989 por Henri Xhonneaux y Roland Topor e inspirada en la vida y obra literaria del Marqués de Sade, quien pasó los últimos años de su vida encerrado en un manicomio por haber escrito libros pornográficos que le ganaron como enemigo ni más ni menos que a Napoleón. La principal obra responsable de la persecusión es Justine, o los infortunios de la virtud, que narra las desgracias que le ocurren a una joven pura y bondadosa por negarse a caer en el vicio. Otro libro de nombre Juliette, o el vicio ampliamente recompensado nos cuenta la historia de su hermana, cuya vida de crimen y perversión la convierte en una de las mujeres más poderosas y admiradas de Francia. Como podrás imaginarte, no es una película apta para panistas o menores de edad.

El Marqués pasa sus días encerrado en una celda oscura y lúgubre, escribiendo novelas y obras de teatro. Su única compañía es Colin, su mejor amigo consejero, a quien podemos ver en la imagen sobre éstas líneas observándolo con expresión suplicante. "Cuéntame una historia picante, de las que me gustan", le ruega.

Su carcelero es una rata vieja y horroroasa que está perdidamente enamorada de él. Le dice que si lo hace suyo desde ese día podrá comer langosta en lugar de pan al orín.

Lupino, el hombre que puso al Marqués tras las rejas, es un revolucionario que ahora también está tras las rejas. Su compañero de celda es sospechoso de un terrible crimen, por lo que cada vez que pide un confesor se lo envían sin chistar. Sin embargo, invariablemente confiesa faltas sin importancia y le pide al religioso en turno que le preste su rosario para rezar la penitencia. Nunca los devuelve.

Una presa llamada Justine le confiesa al sacerdote de prisión que el motivo por el que se le permiten tantos lujos en su celda es que fue violada por el rey y está embarazada de él.

Para evitar el escándalo, el sacerdote encierra a la mujer con el Marqués y con una rápida bendición los hace marido y mujer. Ahora podrá decir que ella fue violada por el hombre (cuya reputación de libertino es conocida en toda Francia), y que el hijo que espera es suyo.

El Marqués le lee a Justine algunos de sus textos e intenta cortejarla como Dios manda, pero Colin se emociona tanto por ver una mujer que se pone insoportable, así que el Marqués tiene que amarrarlo para hacerlo callar; sin embargo, lo ata con demasiada fuerza y lo asfixia sin querer. Justine utiliza un viejo truco para revivirlo (chicas, tomen nota: nunca saben cuándo tendrán que salvar una vida). Son sorprendidos por el carcelero que, en un arranque de celos, se lleva a la mujer a la cámara de torturas y la viola... bueno, la ordeña. Para una vaca esa es una forma de violación.

Lupino tiene un plan para huir de prisión: utilizando una escalera que ha elaborado con todos los crucifijos de su celda, él y su compañero de celda podrán escapar de la torre en la que están presos hacia un bosque en el que los espera Juliette, su amante. Incluyen en el plan al Marqués, cuya misión es la de distraer al carcelero mientras escapan. Colin se niega a participar en el escape, por lo que el Marqués tiene que ingeniárselas de otra forma para distraer al celador.

El plan sale terriblemente mal y los tres reos son encerrados en condiciones aun peores a las anteriores. Al Marqués le quitan sus libros y sus escritos, por lo que tiene que escribir en retazos de tela utilizando su propia sangre como tinta.

Astuta como un zorro, Juliette engaña al carcelero haciéndole creer que el hijo que espera es suyo. Además le ha dicho que lo único que la hace feliz durante su embarazo es leer los escritos del Marqués, por lo que el carcelero le entrega todos los textos que habían sido confiscados.

Justine da a luz a un bebé con una máscara de hierro, y muere por el parto. El sacerdote le ordena al carcelero que mate al infante, y aun cuando le confiesa que en realidad no es su hijo la rata es incapaz de hacerlo, por lo que huye con la criatura.

El sacerdote descubre los textos del Marqués en el dormitorio de Justine y los roba. Durante una orgía los lee e impresiona a todos los asistentes, uno de cuales resulta ser un importante editor que le ofrece publicarlos. El religioso acepta con la condición de que le permita usar un seudónimo: "Sade".

Para liberar a Lupino, Juliette seduce al jefe de la guardia de la cárcel. Un gran admirador de los textos del Marqués, accede a ser torturado por la mujer sin sospechar que sus verdaderas intenciones son las de inmovilizarlo y liberar a los prisioneros.

Juliette logra liberar a los hombres, pero durante el escape Lupino y su compañero de celda son heridos de muerte. Ella logra escapar junto con el Marqués.

Juliette no puede soportar la muerte de Lupino, así que se ahorca. El Marqués descubre el cadáver, y cuando se lo muestra a Colin éste le dice que no le importa que esté muerta, que de todos modos quiere poseerla. Milagrosamente la mujer vuelve a la vida, y decide huir con Colin a vivir como revolucionarios. El Marqués lo deja ir, él no quiere acompañarlos.



Fin.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, soy yo (Itankai) otra vez...

No estoy seguro de querer verla.. pero...

1.- los comentarios abajo de las imagenes son reales o es un sarcasmo fino que no logré identificar.

2.- la pelicula se narra con ese tipo de animación.

3.- por favor, dime que no es real; me dio mas miedo que la del mago.

Anónimo dijo...

Sin duda todo un obra de arte. No se podía esperar menos del Gran Marqúés de Sade¡¡¡¡

Mussgo

p dijo...

La película no es animada; lo que ves en las capturas son actores disfrazados. El maquillaje es muy bueno, como el de las películas de "Las Tortugas Ninja".

Los comentarios van en serio, esa es la trama de la película. Por cierto, la película también es muy seria, aunque no lo parezca.

Tienes razón, da un poco de miedo, pero está muy buena.