lunes, 19 de noviembre de 2007

Dios es campechano


Lo sospechábamos pero ahora estamos seguros de ello: Dios es campechano.


He aquí las pruebas de ello: su identidad terrestre es la de Humberto Chiquini Roca y para ganarse la vida trabaja cual simple mortal en un tendejón tapizado de mensajes tanto de salvación como de terror.


No es que tenga garrafales faltas ortográficas o que no sepa dividir las palabras en sílabas, no, lo que pasa que en el tiempo de donde es Él, es decir, la época anterior a la creación, la Real Academia Española no existía, y felicidad se escribía con “s” y no con “c”, como tontamente nosotros creemos. Lo mismo todas las demás palabras, las cuales difícilmente podríamos enumerar porque tendríamos que transcribir todo el bonito texto que aparece en las paredes de su tendejón.

Por favor, esta parte léanla con mucha cautela y tómenla literalmente, no la dejen a tontas o falsas interpretaciones como la Biblia, en este caso Dios les está llamando y espera de ustedes sólo una cosa: “todos compartan conmigo su economia”.


Ya lo saben, dejen de perder tu tiempo y dinero en iglesias y curas; si realmente buscan a Dios vayan con Humberto Chiquini Roca para que les dé de beber de la fuente de la felisidad verdadera.


Fotos: Gaby Ortega


2 comentarios:

itankai dijo...

para mi campeche era un hoyo en el hueco del sureste...
sin ambargo con todos lo q posteas t juro q ya arme una excursion para ver las 15 maravillas y para conocer a Dios...
chido tu blog..

Mariana Toraya dijo...

y yo que llegué a pensar que Dios no existía.