lunes, 26 de noviembre de 2007

Política del Primer Mundo




Nota para los aspirantes al gobierno del Estado de Campeche:

Entiendo que dada su capacidad histriónica y su enorme sentido del espectáculo se sientan seguros de que su campaña será la mejor que hemos visto nunca, eso pese a que las elecciones pasadas elevaron los estándares de lo que los campechanos estamos acostumbrados a esperar de ustedes: los candidatos aparecían sobre los techos de la ciudad en espectaculares recortados de manera que parecía que eran gigantes que se asomaban para saludarnos e invitarnos a votar por ellos (y recordarnos de paso que eran más grandes y poderosos que el resto de nosotros); su imagen emergía triunfante de las profundidades del océano, haciendo que el Sol se ocultara detrás de sus cabezas, dándoles una apariencia etérea y angelical; se apoderaron de los medios, al punto que era imposible encender la televisión sin escuchar el "Reggaetón en Do Menor para Vania" o ver al candidato del PAN aproximarse a la pantalla en actitud amenazadora, pegando de gritos como un poseído, tratando de amedrentarnos para que votáramos por él.

Bueno, existe una razón por la que el Primer Mundo es el Primer Mundo. Nuestros candidatos tendrán que ingeniárselas para no palidecer ante las campañas que a lo largo del año próximo se llevarán a cabo con el fin de convencer a 300 millones de las personas más idiotas del planeta Tierra para elegir al hombre más poderoso del mundo. Para los que creían haberlo visto todo:


Washington.- Mick Huckabee, aspirante presidencial republicano y ex gobernador de Arkansas, propuso hoy un plan para proteger las fronteras de Estados Unidos promoviendo como guardián fronterizo a. Chuck Norris.

“¿Mi plan para proteger la frontera?”, se pregunta Huckabee en el anuncio de un minuto de duración. “Dos palabras: Chuck Norris”, responde el propio aspirante, sentado junto al barbado actor en un escenario con motivos propios del Viejo Oeste.
La frase de Huckabee es seguida por un fragmento musical extraído de películas de vaqueros, al más puro estilo de “El Viejo, el Malo y el Feo”.
El actor remata el comentario del ex gobernador con un gesto adusto: “Mike Huckabee es un cazador de toda la vida, que va a proteger nuestros derechos de la segunda enmienda”, en abierta alusión al derecho constitucional para poseer armas de fuego.

Al final del mensaje, Norris, quien aún cultiva una imagen de rudo, le pega con su puño a la pantalla. Huckabee ha ganado recientemente apoyo entre los evangélicos del estado de Iowa, de cara a las elecciones primarias del próximo 3 de enero, las primeras del país.


Fuente: Milenio.



Huckabee recibe puntos extras por hacer hincapié en el hecho de que, en caso de ganar la presidencia, luchará para que todo ciudadano de su país preserve su derecho constitucional de poseer armas de capacidad mortífera que le permitan desahogarse cuando tenga un mal día.

Por supuesto, me doy cuenta de que Huckabee está bromeando. Hacerse los graciosos es parte del trabajo de los políticos, en especial en temporada de elecciones, cuando se convierten en una mezcla, mitad payaso y mitad vedette. Sin embargo, si consideramos los patrones que han seguido los estadounidenses para elegir a sus representantes, no me sorprendería ni un poco que quienes apoyan a Huckabee decidieran que Chuck Norris es una mejor opción para aspirar a la presidencia, abandonaran a su candidato y lo reemplazaran por el karateka barbado. Otros éxitos de la política de EEUU (los primeros que me vienen a la cabeza, seguramente hay más y mejores):



Conan el Bárbaro, Gobernador de California.


Ronald Reagan, Presidente de los EEUU (también ex-gobernador de California).



Jesse Ventura, Gobernador de Minnesota.



Sonny Bono, Alcalde de Palm Springs (California)



George Bush, Presidente de EEUU (¡En 2 ocasiones!)



Rudolph Giuliani, ex-Alcalde de Nueva York y futuro Presidente de EEUU (a menos que los estadounidenses descubran que no odian a los negros o a las mujeres después de todo). También meretriz de medio tiempo.

1 comentario:

benito juarez dijo...

Oye mano con Chuck Morris en la frontera no va a pasar ni el aire, es como el Oswaldo Sanchez de los gringos pero más karateka.

El respeto al derecho ajeno es la paz.

Saludos, Bomberito.