sábado, 14 de julio de 2007

Lunes de pandas



Si analizas a los pandas, no encontrarás oseznos más reales en otro cartel del mundo. La mirada asesina de este par, nos lleva a creer que han terminado de devorado a sus victimas, un festín de niños; acto seguido, se disponen a engullir los regalos del festejado.




¿Acaso una madre de familia en su sano juicio, contrataría el salón de fiestas Los Pandas para celebrar el cumpleaños de su retoño, a sabiendas de que en cualquier momento pueden aparecer criaturas sedientas de sangre? ¡Desde luego!

2 comentarios:

ricardo dijo...

qué paso? Tienes hueva, porque a esta neta que le falto algo, un mucho.

Es más, a mí los osos panda me parecieron autistas.

Sí, si pagaría si la dueña del lugar fuera Yuri y enseñara su osito panda, y además cantara su canción del osito panda en lenguaje de sordomudos

Anónimo dijo...

Definitivamente no se ven sedientos de sangre, pero sí es de llamar la atención que no hayan puesto a un pandita amigable y sonriente... parece que los invitados de la fiesta huyeron al ver a los pandas, y los bichos estos están buscando algo de comer entre los regalos.